domingo, 13 de marzo de 2011

Rebeca: La Negación Y La Carencia

Pocos personajes de la historia del cine tienen la contundencia de Rebeca, la antagonista de la primera película americana de Alfred Hitchcock (Rebecca, 1940). Una antagonista que no sale en un solo fotograma de la cinta y que, a pesar de ello, devora totalmente a la protagonista (Joan Fontaine) durante los dos primeros actos de la historia y planta una dura batalla en el tercero, antes de ser derrotada.

La fuerza del guión de Rebeca (adaptación de la novela de Daphne du Maurier escrita por Robert E. Sherwood, Joan Harrison, Phillip MacDonald y Michael Hogan) se basa, en gran parte, en la negación y en la carencia.

La negación, porque la protagonista de la película se caracteriza más por lo que no es que por lo que es. No es nada de lo que fue Rebeca: No es brillante, elegante, inteligente, promiscua, egoísta, independiente, arrogante... Se diría que Maxim de Winter (Laurence Olivier) ha buscado en ella el negativo de su primera esposa, Rebeca.

Sigue la negación cuando, durante gran parte de la película, se alude a un espacio que no se ve, la habitación de Rebeca: la señora Danvers (Judith Anderson) habla de ella a la protagonista asegurándole que es el mejor dormitorio de la mansión, se nos recuerda que aún no conocemos ese espacio cada vez que la protagonista pasa ante su puerta y la cámara se detiene para mostrarnos la puerta cerrada y al perro tumbado ante ella, como si aguardase a Rebeca.

Y todo el argumento es una negación porque se basa en un pasado que no vemos, que sólo atisbamos a través de lo que cuentan los personajes y de lo que parece torturar a Maxim de Winter.

La carencia es otra cualidad básica de la protagonista: Carece de experiencia, de carácter, de madurez, de seguridad en sí misma... Hasta carece de nombre: no se le nombra en toda la narración.

En Rebeca hay carencia de una antagonista física, cuya ausencia la convierte en omnipresente gracias a los objetos: La "R" en las servilletas, en los pañuelos, en la manta del cobertizo, su agenda... Y gracias a los espacios: Su habitación, su escritorio, el cobertizo...

El habitación de Rebeca y el cobertizo rebelan las dos facetas predominantes del personaje: La habitación es el dormitorio de una gran dama, de una mujer de gustos caros y educación refinada. El cobertizo es el gabinete de una cortesana, el lugar donde recibe a sus amantes.

Un tercer elemento convierte a la fallecida Rebeca en el personaje más contundente de todo el guión: El modo en que los demás personajes reaccionan ante su recuerdo:

La manera en que reacciona, por ejemplo, la protagonista, tímida y desgarbada, con aire de ratoncito asustado al que todos y ella misma comparan con la hermosa y segura Rebeca. Que se casa en un ayuntamiento de pueblo, vestida de calle y sin celebración; que llega a Manderley un día de lluvia, despeinada y mojada, para encontrarse con un ejército de criados en formación para recibirla... Que, cuando suena el teléfono y preguntan por ella, contesta: "¿La Sra. de Winter? Creo que se ha equivocado: La Sra. de Winter murió hace un año".

La protagonista no está segura de ser la Sra. de Winter y la Sra. Danvers tampoco la considera como a tal. Así lo expresa el primer día, cuando le enseña su dormitorio y le recalca que ese no es el que usaba Rebeca sino una habitación que antes "sólo se utilizaba para invitados de paso".

Qué gran personaje, la Sra Danvers: Mirada y perfil de pájaro, expresión de lechuza, las manos siempre juntas ante sí como las garras de un ave sobre la rama de un árbol. La Sra Danvers es el personaje que nos muestra la parte brillante y triunfadora de Rebeca, sus éxitos sociales, su capacidad de seducción sobre los hombres y sobre ella misma... La Rebeca de la que "nadie logró nada nunca ¡nunca! Fue abatida al final. Pero no fue un hombre ni una mujer: Fue el mar".

34 comentarios:

Nerea dijo...

Debe de ser sin duda una gran pelicula, y aun dan mas ganas de verla al leer lo que dices... tengo una asignature pendiente con Hitchcock que habre de cumplir algun dia, espero que pronto.

La Guionista Reflexiva dijo...

Por las entradas de tu blog, Nerea, creo que Rebeca es una película que te encantará.

Un saludo.

Piru dijo...

Como siempre Guionista, completísima y didáctica crítica la que nos muestras en este contundente análisis de Rebecca.

Un abrazo!

Cinemagnific dijo...

Muy currado el post. He de revisitar esta peli.

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, Piru. Un abrazo.

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, Cinemagnific:

Rebeca es una película para revisitar de vez en cuando (como muchas de Hitchtcock).

Saludos.

Mario dijo...

Hitchcock me fascina pero confieso que ésta película no la veo porque quiero guardarme para el libro de Daphne du Marier. Leyendo me llama la atención que el director inglés aquí sugiere, contrario a su predilección por mostrar y espantar desde lo explícito, me parece ingenioso crear un personaje en base a comentarios, un aura de fantasma creado por el recuerdo, desplegar el terror en base a la ubicua figura de un muerto puede ser espeluznante, un miedo psicológico más que físico. Un abrazo.

Mario.

La Guionista Reflexiva dijo...

No he leído el libro, Mario, pero la película es de las que gusta ver una y otra vez.

Un abrazo.

Dark..Eurídice dijo...

Vos hablas de negación.... a mi me suenta mas bien a una presencia que se sostiene en una ausencia.
Rebeca es una presencia siniestra que no abandona un instante el film.
Siempre que veo la peli me impresiono... me queda dando vueltas esa hiper-presencia de Rebeca como si ella hubiera desbordado el marco de la pantalla.
Muy lindo tu blog... voy a seguirlo :)
Saluditos.

La Guionista Reflexiva dijo...

Sí, Dark, estoy de acuerdo contigo en que Rebeca es omnipresente a lo largo de toda la película.

Es uno de esos personajes que no se ven nunca pero, están tan bien construídos, que conocemos más de ellos que de otros que sí que se nos muestran.

Gracias y saludos.

Kinezoe dijo...

Gran reseña para un título inolvidable. Hay que ver lo que sufría en este trabajo la apocada Joan Fontaine... Todo un acierto del maestro Hitchcock esa forma de plantear la historia.

Saludos.

La Guionista Reflexiva dijo...

El truco estaba en eso, Kinezoe:

Se machacaba tanto a la protagonista que, por comparación, Rebeca quedaba como una reina, jejeje...

Saludos.

loquemeahorro dijo...

Qué buen análisis.

Muchas veces he pensado lo que dices del "negativo", y me daban ganas de gritarle a la pobre protagonista que su marido la había escogido precisamente por no parecerse nada a Rebeca.

Qué curioso, ayer mismo leí la parte correspondiente a esta película del libro "El cine según H..."

La Guionista Reflexiva dijo...

La verdad, amigo Loquemeahorro, es que la protagonista de Rebeca no es muy brillante... La escena en que su marido y ella acaban de comprometerse y él le ordena que le sirva el café, es para matarlos a ambos: a él por machista y a ella por tonta...

Saludos.

Sr Nocivo dijo...

Me encanta esta película, es impresionante la opresión que se ejerce, casi parece que la propia Rebeca este de cuerpo presente.
Una pregunta ¿qué tal es el libro? siempre he tenido curiosidad, pero no le he dado una oportunidad porque una profesora de teatro siempre decía que esta película era una de las pocas traslaciones de un libro a la pantalla grande en la que la versión cinematográfica era mejor que la original.

La Guionista Reflexiva dijo...

Yo tampoco he leído el libro, Sr. Nocivo.

Hichtcock decía que él sólo llevaba al cine novelas malas o mediocres porque son las que dan buenas películas y que las buenas novelas dan malas películas.

Y yo estoy de acuerdo con él, así que no suelo leer los libros en los que se basan las buenas películas. Tampoco suelen gustarme las películas basadas en buenas novelas...

Saludos.

Agustí dijo...

Que envidia me dan los que todavía no han visto la película y así poder disfrutar de su primera visión. Excelente la disección que haces de los films, siempre dan ganas de volverlos a visionar
Saludos
Agustí

La Guionista Reflexiva dijo...

Es verdad, Agustí:

A mí también me gustaría volver a vivir la experiencia de ver por primera vez Rebeca y algunas otras películas.

Aunque, cada vez que vuelvo a ver mis favoritas, vuelvo a recordar cuando las ví por primera vez y que sensación me producían...

Gracias y saludos.

Atticus dijo...

Enhorabuena por tu exposición, que, como siempre, es atinada y brillante. Saludos.

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, Atticus. Las entradas de tu blog sí que son atinadas y brillantes.

Saludos.

ethan dijo...

Es verdad que Rebeca no parece fisicamente, pero está presente en la mansión, en la escalera, en los cuadros, en el rostro de la ama de llaves, hasta en el desasosiego de Olivier.
Saludos!

GCPG dijo...

Genial análisis de una película genial. Hitchcock era un maestro como la copa de un pino, que sabía utilizar los recursos cinematográficos como pocos. Y en concreto en el suspense pocos le hacen sombra.

Y de Rebeca qué decir. Efectivamente ser capaz de construir con tal precisión un personaje al que nunca vamos a ver, y que tenga una presencia tan vívida es muy difícil (yo creo)

Enhorabuena por la entrada Guionista, me ha gustado mucho (cosa que suele ser habitual, je je je)

Emilio J. Pazos Brenlla dijo...

Hola, he visto el blog y me ha gustado, sobre todo esa forma de tratar el personaje principal, que bien se podría tomar como un antipersonaje. Felicidades, un saludo.

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, GCPG:

Estoy de acuerdo en lo que dices de Hitchcock. Era un buenísimo director.

Pero también sabía escoger a sus guionistas, porque el mérito de Rebeca corresponde en parte al magnífico guión que escribieron Robert E. Sherwood y sus compañeros...

Saludos.

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, Emilio, y bienvenido al blog.

Un saludo.

La Guionista Reflexiva dijo...

De acuerdo contigo, Ethan:

Rebeca es Manderley, todo lo que hay en ella, incluso el paisaje que rodea la mansión.

Saludos.

Fernando R. Genovés dijo...

Guionista, muy bueno tu análisis del personaje de Rebeca y su doble, la negación y la carencia: el antagonismo de la sustitución. La verdad es que el filme ha creado todo un arquetipo, repetido, luego, bastantes veces. Como casi siempre, el original es mejor. Tienes razón al decir que la primera Sra de Winter "devora a la protagonista". Incluso creo que el papel "devoró" a la misma Joan Fontaine para el resto de su carrera.
Salucines

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, Fernando:

Creo que tienes razón, que el papel "devoró" a Joan Fontaine para siempre...

Saludos.

David dijo...

Muy buen análisis guionista, como bien afirmas Rebaca está tan omnipresente durante toda la película que continuamente esperas una aparición fantasmal de la misma.
La presencia de Rebeca se va haciendo cada vez más palpable conforme profundizamos en su historia, es como un vampiro que se nutre de la propia Joan Fontaine.
Mrs Danvers, el más ferviente apostol de la difunta, odia a Fontaine y la castiga, sus reacciones son más propias de un amante amargado por la ausencia de Rebeca que de una fiel ama de llaves.
Danvers estaba enamorada de Rebeca, de eso no hay ninguna duda, la adoración que profesaba a su antigua ama, la transforma en odio para con la nueva.

Un saludo y enhorabuena.

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, David:

Yo también pienso que la Sra. Danvers está enamorada de Rebeca y que por eso odia a la protagonista.

Hasta ahora, la Sra. Danvers ha mantenido Manderley como si fuera un mausoleo en honor a Rebeca y no soporta la idea de que una "intrusa" entre en ese monumento fúnebre para llenarlo de vida.

Por eso, creo, cuando piensa que no puede vencer a la protagonista, decide quemar Manderley y morir allí.

Saludos.

xurxo dijo...

Una entrada atrapante como la película!

Un saludillo.

La Guionista Reflexiva dijo...

¡Gracias, Xurxo!

dub dijo...

Hola Ana. Revise mi correo y ya estabas contestando, fue un gusto leer tus lineas esta mañana.
Esta película la he visto dos veces y una de la mejores de este director. Recuerdo haber leído algo de esta película que al director no la sintió tan propio ya que Selznick, se introdujo tanto en el guión como en la dirección. Selznick había producido Lo que el Viento se Llevo y tenia una metodología excesiva y obsesiva de trabajo. Hay un documental de estas personas. http://peliculasid.biz/6385/La-noche-tematica-Hitchcock-Selznick-y-el-fin-de-Hollywood_Espaol-Latino.html
Esta Rebeca y Recuerda en donde Selznick intervino, son las que más me gustó de la década de los cuarenta de Hich.
Del terremoto primero bajo la marea más allá de lo normal y luego subió más de lo común (no hubo ola) y mojó todas la cosas de mi casa, incluso mi tesis que tenía en el PC. Pero todos sano y salvo.
Saludos Ana.

La Guionista Reflexiva dijo...

Hola, Dub:

Me alegro de que lo del terremoto se quedara en susto y espero que hayas podido recuperar tu tesis.

Buscaré el documental que me indicas. Gracias por el link.

Recuerda es también una de las películas más interesantes de Hitchcock y tengo que volver a verla porque no la recuerdo bien. Rebeca y Psicósis las he visto un montón de veces...

Saludos.