lunes, 21 de noviembre de 2011

1984: El Crimen Mental

En la película 1984 lo llaman “crimen mental”, Goebbels –Ministro de Propaganda de Hitler- lo llamaba “ideológicamente incorrecto”, hoy día lo calificamos de “políticamente incorrecto”. En todos los casos se trata de lo mismo: de imponer el pensamiento único.
La película británica 1984 está basada en la novela del mismo título de George Orwell. Con guión de Jonathan Gems y Michael Radford y dirigida por este último, 1984 nos lleva a una sociedad totalitaria gobernada por el inaccesible Gran Hermano, un dictador al que nadie ha visto en persona pero que vigila, a través de innumerables cámaras, a sus súbditos. Estas cámaras están acompañadas de pantallas televisivas que funcionan continuamente enviando mensajes ideológicos.
1984 es una película triste, desesperanzada y llena de desasosiego. No es agradable de ver ni por lo que se cuenta ni por la forma en que esto se muestra. La historia sucede en un mundo gris, sin sol, lleno de edificios en ruinas, suciedad y decadencia…
En la sociedad de 1984 es imposible evitar ser observado y nadie puede apagar las pantallas que adiestran a los seres humanos a pensar “correctamente”, es decir: a no pensar.
Si alguien se atreve a opinar, es considerado “mentalmente inadaptado” y la Policía del Pensamiento” entra rápidamente en acción para corregir al individuo “antisocial”.
El protagonista de 1984 es Winston Smith (John Hurt), un empleado del Ministerio de la Verdad que se dedica a reescribir la historia para que esta coincida con las consignas impartidas por el Partido y por el Gran Hermano.
Winston realiza su trabajo con diligencia pero no puede evitar cuestionarse la “verdad” del Partido, una “verdad” que cambia contantemente pero que siempre hay que aceptar como la única posible.
Winston piensa que un hombre debería tener el derecho a pensar que dos y dos son cuatro aunque el Gran Hermano asegure que son cinco. Y se pregunta cómo es posible dejar de ver la realidad por mucho que la Policía del Pensamiento se empeñe en ello: “¿Cómo puedo evitarlo? ¿Cómo puedo evitar ver lo que tengo delante de mis ojos?”
Esa será su perdición. Esa, y la relación amorosa que entabla, clandestinamente, con Julia (Suzanna Hamilton).
Acusados ambos de “crimen mental”, uno de los dirigentes del Partido, O’Brien (Richard Burton), iniciará su reeducación para enseñar a Winston que, en 1984, es posible evitar ver lo que se tiene delante de los ojos…

24 comentarios:

victima de mobbing dijo...

es cierto es una pelicula espesa, claustrofóbica, es lo que siento al verla, me impresionó mucho el libro, pero esta peli no tiene desperdicio, un Gran Hermano odioso en una sociedad odiosa, John Hurt hace una interpretación muy buena, tengo por esta peli una mezcla de amor-odio, pero es una historia indispensable ya sea en texto o en peli,

un abrazo

Cinemagnific dijo...

Película y libro imprescindibles.

La Guionista Reflexiva dijo...

Estoy de acuerdo en tu apreciación, Víctima. Yo también siento una mezcla de amor-odio por el libro y por la película.

Por un lado, me parecen buenísimos; por otro, lo pasé un poco mal leyendo la novela y bastante mal viendo la película.

Un abrazo.

La Guionista Reflexiva dijo...

Sí, Cinemagnific:

Ambos son imprescindibles. Creo que hay que leer la novela y ver la película porque ambas dan matices diferentes de una misma reflexión.

Saludos.

Sheyla M.C. dijo...

Hola Ana, me has convencido, como no. Por lo que comentas, no me resulta una idea tan lejana al mundo-sociedad actual. Los buscaré.

Muchas veces es desagradable leer o ver según que cosas pero probablemente sea una buena manera de hacer incapié en algunos aspectos duros de la sociedad.

Saludos

La Guionista Reflexiva dijo...

Hola, Sheyla:

Es una historia dura pero te hace reflexionar. Y que le hagan pensar a uno es siempre de agradecer...

Saludos.

Piru dijo...

Me ha gustado mucho tu entrada guionista, y la forma en que describes la película. Muy apropiada para los tiempos que vivimos, en los que caen presidentes electos para poner directores de bancos y agencias de calificación.
Me temo que el Gran Hermano, sigue observando.

Un abrazo!

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, Piru:

Sí, creo que George Orwell estaba describiendo el tiempo en el que vivimos y nuestro futuro inmediato.

El Gran Hermano nos vigila cada día más...

Un abrazo.

yonblo dijo...

Buena película y extraordinario libro. Saludos.

La Guionista Reflexiva dijo...

Saludos, Yonblo, y gracias por la visita.

David Marín dijo...

Excelente comentario para, según mi opinión, una de las mejores adaptaciones de la literatura a la gran pantalla.
Un saludo guionista.

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, David:

Sí, es una buena adaptación. una de las pocas veces en que uno no puede decidir si es mejor el libro o la película porque ambas son excelentes.

Un abrazo.

crimi dijo...

crimi desde 5links.
Realmente la peli es buenisima

La Guionista Reflexiva dijo...

Estamos de acuerdo, Crimi.

Saludos.

Möbius el Crononauta dijo...

Estupenda adaptación de un libro, como bien han dicho, imprescindible.

Y en internet seguramente es donde má se noten los intentos por devolver al redil a aquellos que se salen del pensamiento único.

saludos

La Guionista Reflexiva dijo...

Parece, Möbius, que internet está siendo una buena herramienta para desafiar a los defensores del pensamiento único y eso está dando miedo a más de uno...

Saludos.

Elsa dijo...

Cualquier similitud con lo que pasa en mi país, con eso de "Imponer el pensamiento único"... pareciera que es "políticamente correcto" aquí. El que opina diferente, es rápidamente criticado por el gobierno y acusado de complotar contra él.
Respecto a la película, no tuve el gusto de verla.
Un abrazo.

La Guionista Reflexiva dijo...

Y no sólo los gobiernos quieren imponer "el pensamiento único", Elsa, también el conjunto de la sociedad.
Bajo la etiqueta de "políticamente correcto", se esconde una dictadura contra la individualidad y la inteligencia ejercida por los poderosos y por las masas...

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Ciao,
yo me leí el libro hace muuuucho y me impactó tanto que prefiero no ver la peli. Aunque alguna escena he visto espeluznante ( ratas de por medio).
Por cierto que recienemente he visto un documental de internet, que creo no es un film, ZEITGEIST que plantea hipótesis quedán muuucho miedo y inevitablemente me recordarón a este gran hermano.

Merece la pena echar un vistazo a este documental aunque está hecho con medios muy rudimentarios.

Y sobre este tema , en la literatura hay otro libro que da muuucho miedo: "Un mundo feliz" de Aldous Huxley, cuya adaptación cinematográfica si no existe, creo debería realizarse para alertarnos sobre un futuro posible.
Un saludet desde Valencia Guionista

La Guionista Reflexiva dijo...

Me apunto el documental que recomiendas, Sasa.

Completamente de acuerdo en lo que dices sobre "Un Mundo Feliz". Más de una vez he comentado con amigos que, desde mi punto de vista, las novelas "1984" y "Un Mundo Feliz" están empezando a cumplirse en nuestra sociedad actual. Da escalofríos pensar en la lucidez de Huxley y Orwell para ver a dónde se encaminaba nuestra sociedad.

Creo que la película es más dura que la novela. Así que, si la novela te pareció fuerte, no te recomiendo la peli.

Saludos a Valencia.

jesus (of suburbia) dijo...

Una novela inmensa, donde se disfruta de otra manera, de hecho no se disfruta, se sufre, duele leer pero no puedes dejar de hacerlo. La película me parece que está a la altura, es fea (visualmente hablando) y consigue transmitir esa mima angustia.

La Guionista Reflexiva dijo...

Has dado en el clavo, Jesús: Es una película estéticamente fea, de un feismo intencionado que hace que la historia gane en desolación y desesperanza.

Anónimo dijo...

Lo interesante no es que el estado diga que dos y dos son cinco. Durante la tortura el ejecutor lo aclara perfectamente , puede ser 4 ó 5 según interese.
Un saludo.

La Guionista Reflexiva dijo...

Cierto, Anónimo:

Dos y dos pueden ser lo que el estado decida que sean.

Saludos.