miércoles, 9 de febrero de 2011

Los Olvidados: La Crueldad Cotidiana

Luis Buñuel nunca ha sido complaciente con sus personajes, nunca ha tenido piedad de ellos. No importa lo desgraciados, pobres, maltratados o jóvenes que estos sean, el director aragonés no duda en presentarlos egoístas, mezquinos, violentos... Porque el hecho de que uno sea una víctima no le garantiza la santidad.

Antes de escribir el guión de Los Olvidados (1950) junto a Luis Alcoriza, Luis Buñuel se documentó sobre el problema de los niños abandonados en México consultando los archivos de una escuela correccional. Según se puede leer en los créditos de la película, esta se basaba en personajes reales y todos los hechos narrados en ella son auténticos.

Los niños y adolescentes de Los Olvidados están obligados por su entorno a comportarse como adultos. Pero todos carecen de una imagen paterna que les sirva de modelo masculino: Al Ojitos (Mario Ramírez) lo ha abandonado su padre en la plaza del mercado, donde el niño sigue esperándole. Como dice Don Carmelo (Miguel Inclán), "no volverá. Estas cosas pasan todos los días. Hay mucha miseria y las bocas estorban". El Jaibo (Roberto Cobo) no conoció ni a su padre ni a su madre. Cacarizo (Efraín Arauz) y Meche (Alma Delia Fuentes) viven con su abuelo y su madre enferma. Pedro (Alfonso Mejía) no sabe quién es su padre y su madre (Estela Inda) le detesta. Cuando alguien le reprocha que no quiera a su hijo, ella responde: "Y por qué lo iba a querer? No conocí a su padre. Yo era una escuincle (niña) y ni siquiera pude defenderme". Julián (Javier Amézcua) tiene padre (Jesús Navarro) pero él es el auténtico cabeza de familia y el único que trabaja para mantenerlos a todos.

Los Olvidados es una película cruel no sólo por la realidad que muestra: niños abandonados que se convierten en asesinos, mujeres despreciadas, lisiados maltratados y maltratadores... sino también por la naturalidad con que lo hace, sin piedad ni aspavientos. Buñuel expone ante nuestros ojos a estas víctimas-verdugo sin condenarlas y sin justificarlas, con sus cosas buenas y malas, con sus carencias y sus excesos:

Niños que no dudan en arrebatar a un lisiado, al que le faltan las dos piernas, el carrito de ruedas con el que se desplaza. Niños que se traicionan y se matan entre ellos y atacan con piedras a un ciego que se defiende como puede con su bastón.

Pero el anciano ciego tampoco es un santo: Maltrata al Ojitos, que le sirve de lazarillo e intenta abusar sexualmente de la niña Meche que, a su vez, está dispuesta a agredirlo con unas tijeras.

Cine cruel de personajes peligrosos para sí mismos y para los de su propio grupo, como lobos. Son desgraciados, están hambrientos, son vulnerables y primitivos: se agreden con piedras y con palos, se matan con ellos. Abundan en la historia las armas blancas (Pedro trabaja de aprendiz en una cuchillería, el Jaibo roba un cuchillo, Meche porta consigo unas tijeras para defenderse de posibles agresores, el padre de Julián lleva un cuchillo en la mano cuando busca al asesino de su hijo, Pedro amenaza al Jaibo con un cuchillo,,, ) pero siempre se matan entre ellos con piedras y con palos.

Buñuel evitó mostrar la violencia y la sangre más allá de lo extrictamente necesario porque, seguramente, sabía que la violencia física no es más que la superficie de lo realmente importante: la crueldad interna, primaria, instintiva... Y que esta última se evidencia mejor mostrando, en lugar de la herida y la expresión del agredido, el gesto del agresor: el rostro del que golpea y mata sin alterarse, con la naturalidad de lo que se ha asumido como cotidiano.


24 comentarios:

sasadogar dijo...

Uff, demasiado heavy para mi situación vital actual, en el que cualquier tema con maltrato a niños etc me revuelve la tripa especialmente.
Pero gracias por descubrirnos otra película interesante del genio turolense.
Ultimamente los post son de pelis algo tristes, no????por favor, alguna comedia pleaseeeee.
Un beset aún fresquito desde Valencia

La Guionista Reflexiva dijo...

Jajaja... Precisamente eso estaba pensando, Sasa, que últimamente me ha dado por la tragedia y que ya va siendo hora de cambiar el tono.

Te prometo que la próxima entrada será sobre una peli o una serie más alegre.

Petonets.

David Marín dijo...

Como siempre increíble en tus entradas. Otra joyita de una de nuestras tres B. Tendré que visionarla de nuevo antes de comentar al respecto.

Recuerdo que la vi en la filmoteca de Valencia cuando consiguieron reconstruir la versión completa.
Muy curioso lo de ver dos finales para la misma película.

Un abrazo guionista y tenemos un café pendiente.

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, David:

Es que nuestras tres B no tienen desperdicio, hasta sus películas más flojas tienen mucho que enseñarnos. Y Los Olvidados no es de las más flojas de Buñuel, al contrario, es de las buenas, buenas.

Un abrazo y nos vemos un día de estos.

Supercinexín dijo...

Enhorabuena por la reseña.
Película imprescindible de Buñuel, sin duda.

Como bien sabrás, la película sentó como un tiro en México en el momento de su estreno. Se retiró de cartelera rápido y se llegó al punto que querer expulsar a Buñuel del país. No fue hasta que la película triunfó en Europa, que el director fue perdonado por México y la película se reestrenó en una buena sala, permaneciendo dos meses en cartel.

Fue fundamental la buena acogida de la película en Cannes, donde ganó el premio a mejor dirección. Uno de los grandes defensores de la peli en el Festival fue Octavio Paz, que escribió un artículo estupendo sobre Buñuel y sobre la película, texto que distribuyó el poeta personalmente durante el festival. Como curiosidad, para quien no lo conozca, dejo, con permiso de la Guionista, el enlace a dicho texto y otro enlace a una carta que Octavio Paz escribió unos días después a Buñuel.

Texto de Octavio Paz en Cannes

Carta a Luis Buñuel de Octavio Paz

Saludos.

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, Supercinexin, por los enlaces y por el comentario.

También sabrás que la película no sólo tuvo problemas en México sino que, cuando se estrenó en Francia, tampoco gustó al Partido Comunista Francés (Buñuel era militante comunista desde 1932), el cual ordenó a sus intelectuales que no dieran publicidad a Los Olvidados ya que la consideraban una pelicula reaccionaria porque el director de la escuela reformatoria era mostrado como una buena persona y , en la escena en que un pederasta intenta un acercamiento a Pedro, un policía era quien lo salvava.

Por suerte, Pudovkin vio la película, le pareció genial y publicó en el diario soviético Pravda un artículo sobre ella película poniéndola por las nubes.

A partir de ese momento, la izquierda europea apoyó la película en nuestro continente.

Saludos.

Supercinexín dijo...

Sí, en el libro "Mi último suspiro" (que recomiendo a quien no lo haya leído) Buñuel lo cuenta.
La verdad es que no le pusieron las cosas fáciles. Afortunadamente, para contrarrestar a los detractores de la película le salieron muchísimos defensores, y algunos de ellos -como hemos visto- de categoría.
Viendo que compartimos admiración por Buñuel, algún día brindaremos con un buñueloni ;-)

La Guionista Reflexiva dijo...

¡Es que Buñuel es muy grande, Supercinexin! Nunca se acaba de estudiar una película suya: Hay tanto que aprender de él sobre guión, movimientos de cámara, iluminación, tratamiento de personajes, subtexto... ¡uuff!

mlmc2038 dijo...

Mis papás son muy fiebres de las películas mexicanas de ese tiempo, pero cuando les puse Los Olvidados no aguantaron ni cinco minutos. Cuando se tiene de frente algo crudo que es verdad, cuesta asimilarlo por la mayoría a primeras vistas.

Gran parte de lo que me fascina de esta película son los simbolismos y las secuencias surrealistas de algunas de sus escenas. Bueñuel era un realizador de autor, personal e independiente apesar que lo que hiciera le regara las bilis a más de uno. Sobre todo a la Iglesia Católica, que era a la que más le daba duro en sus películas.

Marco.

La Guionista Reflexiva dijo...

Hola, mlmc2038:

Es verdad que a la gente no le gusta enfrentarse con la realidad. Cuando Buñuel hizo en España el documental "Las Hurdes, Tierra Sin Pan" en las que denunciaba la miseria de esa zona española, se le echaron encima diciendo que mentía.

Todavía hoy en día hay gente de Las Hurdes que niegan la realidad de esa miseria y dicen que allí no sa ha pasado hambre nunca, cuando lo cierto es que, en aquellos años, en España pasaba hambre la mayoría de la población. Y el que diga lo contrario es que tiene muy mala memoria...

Un saludo.

Piru dijo...

Fíjate guionista que nunca me he llegado a meter a fondo con Buñue, a pesar de ser de los grandes. Tengo que culturizarme más con él, y sin duda tu blog mi ayuda a ello.

Un saludo

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, Piru:

Por el tipo de cine que, creo, te va, estoy segura de que si ves una película como Los Olvidados, El Angel Exterminador o Viridiana, acabarás queriendo ver toda la filmografía de Buñuel (incluídas las películas que él llamaba "alimenticias" y que hizo porque de algún modo tenía que pagar las facturas).

Un saludo.

GCPG dijo...

Estupenda reseña Guionista. Leído también lo de Octavio Paz, que no conocía (gracias Supercinexín) y me quedo pasmado, menudo nivelazo.

Los Olvidados es una de las grandes de Buñuel, para mí puede que la más grande, pero después de leeros a ambos no me atrevo a decir más, así que recupero dos citas del texto de Octavio Paz:

Esta porque creo que explica a la perfección dónde se sitúa la historia:

"La cuidad, con todo lo que esta palabra entraña de solidaridad humana, es lo ajeno y lo extraño. Lo que llamamos civilización no es para ellos sino un muro, un gran No que cierra el paso."

Y esta porque transmite lo que pienso sobre ella y porque no es más que otra forma de decir lo que tan bien has explicado tú en tu texto:

"Y el peso de la realidad que nos muestra es de tal modo atroz, que acaba por parecernos imposible, insoportable. Y así es: la realidad es insoportable; y por eso, porque no la soporta, el hombre mata y muere, ama y crea."

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, GCPG:

Estoy de acuerdo contigo en que Los Olvidados es una de las mejores películas de Buñuel y quizá la mejor.

Aunque Viridiana con sus personajes, el uso mucho más sutil de los símbolos, lo que deja la historia conjeturar entre líneas...

Un saludo.

Flamingo dijo...

Estoy de acuerdo contigo querida amiga, esta película es brutal, quizá sea de las pocas en las que al terminar su visionado todos nos sentimos como hipócritas y como si se nos hubiera inducido más que a ser espectadores a protagonizar el film pues somos parte de él cada vez que hacemos ojos ciegos a la miseria que nos rodea.

Amo el cine de Buñuel, pero aun más su arrebatadora personalidad, él fabulaba consigo mismo, adaptaba su pensamiento a un surrealismo existencial que no empañaba en absoluto su tendencia natural a rodar y planificar sus films con una concepción técnica clásica.

Tú que eres guionista sabrás la particular relación que tenía el de Calanda con los guiones lineales, esto lo estudio Truffaut en su libro “las películas de mi vida” poniendo como ejemplo la magia de “ensayo de un crimen”, a mi juicio (junto a el Ángel exterminador y los olvidados) es en esta etapa cuando surge el mejor Buñuel.

Es gracioso el enfoque de don Luis, a él no le gustaba el neorrealismo, acusaba a los italianos de abusar del azúcar a la hora de afrontar la pobreza, él decidió hacer todo lo contrario y fue inmisericorde con los menos favorecidos, de hecho fue criticado por su insensibilidad.

Tampoco le gustaba el realismo furibundo, por eso entremezcla de vez en cuando elementos mágicos como la figura de la muerte que persigue a un personaje de “los olvidados”.

Gracias po0r hablar de Luis Buñuel amiga mía, últimamente le tenemos algo olvidado.

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias a tí, Flamingo, por tu comentario.

Confieso que esa supuesta "insensibilidad" de la que acusaron a Buñuel es uno de los motivos por los que me gustan sus películas.

Me gusta que no salve a ningún personaje, que muestre la mezquindad de víctimas y verdugos con imparcialidad. A mí no me parece insensibilidad sino lucidez.

Un saludo.

ANRAFERA dijo...

Excelente sipnosis has realizado de ésta "dura" película. Enhorabuena por ésta estupenda entrada y acercarnos un poquito más a uno de nuestros grandes del cine. Saludos y buen fin de semana.
Ramón

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, Ramón. Que tengas un buen fin de semana.

Saludos.

ANTONIO NAHUD JÚNIOR dijo...

É uma grande película. O Truffaut, anos depois, praticamente plagiou Buñuel.
Saludos

www.ofalcaomaltes.blogspot.com

La Guionista Reflexiva dijo...

Saludos, Antonio:

Sí que es una gran película. Una de las mejores de Buñuel.

ZM dijo...

Hola guionista! Esa crueldad que revelas en el guión de la película es estremecedora.Desgraciadamente, han pasado más de 50 años y la situación social persiste. No la ví, pero he visto otras del mismo tenor. Un abrazo de ZM-Millz-

La Guionista Reflexiva dijo...

Hola, Millz:

Es verdad. Por desgracia, la realidad que muestra Los Olvidados es extrapolable en la geografía y el tiempo. Lamentablemente, sigue siendo una realidad actual.

Un abrazo.

CINEXIM dijo...

La vi hace muchos años y lo la tengo todo lo pesente que quisiera. Recuerdo que me gustó mucho, pero es que a mi siempre me gustó mucho más la etapa mexicana de Buñuel que la francesa (con éxcepciones claro). Realmente es muy descarnada.

Un abrazo!!!

La Guionista Reflexiva dijo...

Hola, Cinexim:

La etapa mexicana de Buñuel es francamente interesante. Hasta tienen su gracia los melodramas "alimenticios" que tuvo que hacer al principio para comer.

Un abrazo.