martes, 25 de octubre de 2011

Voces Inocentes: El Niño Que No Quería Ser Soldado

Durante la Guerra Civil de El Salvador (1980 -1992) en la que se enfrentaron el ejército del gobierno (FAES) y el ejército guerrillero (FMLN), cuando los niños cumplían doce años, el ejército gubernamental los reclutaba para enviarlos al frente. La película mexicana Voces Inocentes cuenta la historia de uno de estos niños que no quería ser soldado: Chava.

Chava (Carlitos Padilla) vive con su madre y sus dos hermanos en una aldea situada en la frontera entre la zona del país en poder de la guerrilla y la controlada por el ejército gubernamental. El niño tiene once años y él y sus amigos saben que falta poco para que los soldados vengan a buscarlos.

Voces Inocentes (2004) narra la vida de Chava durante los meses anteriores a su doceavo cumpleaños.

También nos cuenta de Kella (Leonor Varela), su madre, una valiente mujer que cría sola a sus tres hijos desde que su marido emigró a Estados Unidos y del que no ha vuelto a saber. Kella vive con el miedo de regresar un día a su hogar, tras la jornada laboral, y encontrarse con alguno de sus hijos alcanzado por una bala perdida... O muerto porque se ha entretenido jugando y ha olvidado volver a casa antes del toque de queda...

Escrita por el salvadoreño Oscar Torres y el mexicano Luis Mandoki y dirigida por este último, la película cuenta la experiencia real vivida por Torres en su infancia.

Voces Inocentes es una historia tierna unas veces y dura otras, con momentos trágicos y violentos (como lo son todos los conflictos armados) pero que arranca, en ocasiones, la sonrisa provocada por unos críos que no pueden dejar de serlo aunque vivan entre la miseria y la guerra.

Unos niños que no pueden dejar de ser traviesos, inocentes e ingénuos, a pesar del mundo en que viven. Que no quieren ser soldados porque les gusta más jugar que ir a la guerra...


16 comentarios:

Piru dijo...

No conozco la película Guionista, pero me la apunto para poder comentarla mejor. Es curioso que últimamente están saliendo bastantes productos relacionados con los niños y la violencia o la guerra.

Un abrazo!

La Guionista Reflexiva dijo...

Hola, Piru:

Supongo que utilizar un personaje infantil para mostrar la guerra y la violencia es más efectivo desde el punto de vista dramático y es más fácil que el espectador empatice con ellos...

Un abrazo.

Nocivo dijo...

No conocía la película, pero parece muy interesante.

Anónimo dijo...

CIAO,
a mi me impactó muchísimo cuando la vi.Tiene momento de comicidad y ternura en medio de una situación muy dura y escenas de llorar de impotencia por ver en el desamparo en el que se encuentra esa gente, sus situaciones de pobreza y los niños lo que deben vivir.
Vamos para dar gracias de no haber nacido en un país con esos problemas.
Guionista reflexiva, qué te ha parecido la peli "Crazy stupid love", en cartelera aún, ¿la has visto?, ¿qué opinas de Ryan Gossling?.
un saludet desde Valencia SASA

La Guionista Reflexiva dijo...

Ciertamente es muy interesante, Sr. Nocivo.

Creo que, si se anima a verla, le gustará.

Saludos.

La Guionista Reflexiva dijo...

Hola, Sasa:

Pues aún no he visto Crazy Stupid Love, pero me la apunto.

Saludos.

sandor castro dijo...

me gusta mucho este blogg

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, Sandor. Me alegro de que te guste y espero verte de nuevo por aquí.
Saludos.

Brainbraker dijo...

la vi hace años y es muy buena la película, muy trágica.

La Guionista Reflexiva dijo...

Sí que lo es, Brainbraker, sí. Sobre todo si uno piensa que está basada en hechos reales.

Saludos.

Elsa dijo...

Una película que no he visto, pero por lo que nos comentas, muestra una realidad de las tragedias de la guerra en todo el mundo.
Un abrazo.

La Guionista Reflexiva dijo...

Sí, Elsa, la historia sucedió en El Salvador pero podría haber sucedido en muchos otros países.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Quede muy conmovida al ver la pelicula. Difinitivamente, el hombre en su ignorancia arrebata y daña vidas de inocentes como la de los niños. Que dura realidad.

La Guionista Reflexiva dijo...

Tienes razón, Anónimo, es una dura realidad y por desgracia sucede demasiado a menudo.

Un saludo.

Anónimo dijo...

En la epoca de guerra de mi País El Salvador, se decia que era pecado llegar a la adolescencia, y esta movie lo muestra claramente.
Naci un 30 de noviembre de 1981, y aunque muchos de los recuerdos que tengo de la guerra no son tragicos como los de otras personas cercanas a mi, de ver como hacian circulos en las calles con los cadeves de las personas, de como los perros callegeros se comian pedazos de miembros de un cuerpo de un ser humano que encontraban.
las secuelas flagelaron a toda una nación, destruida y debastada por la guerra, financiada por el mismo que despues promovio a su conveniencia la supuesta paz.(USA).
Saludos a los que vieron esta película, y a todo aquel Salvadoreño que emigro como yo a cualquier rincon del mundo, tanto por la guerra como por las secuelas de esta.
Que Dios los Bendiga.

La Guionista Reflexiva dijo...

Debió de ser una experiencia terrible, Anónimo.
Gracias por tu comentario y que Dios te bendiga.