domingo, 27 de febrero de 2011

Sacco e Vanzetti: Cine Contra El Olvido

Existen muchas clases de cine como existen cineastas con diferentes objetivos a la hora de encarar su trabajo:

Hay un cine preocupado por la estética, la belleza y por merecer el apelativo de "séptimo arte". Otro, en cambio, pretende potenciar las sensaciones viscerales y el vértigo momentáneo, como es el caso de las películas de aventuras, acción, thrillers... Existe un cine analítico que propone estudiar las vivencias humanas y reflexionar sobre ellas. También existe el cine contra el olvido que, más que buscar la belleza plástica o la poesía en sus imágenes y diálogos, quiere ser cronista de hechos históricos y sociales para que no se pierdan en el olvido historias dignas de ser recordadas. La película italiana Sacco e Vanzetti pertenece a esta clase de cine.

Sacco e Vanzetti, escrita por Fabrizio Onofri y Ottavio Jemma y dirigida por Giuliano Montaldo en 1971, es un docudrama que se centra en el juicio de Nicola Sacco (Riccardo Cucciolla) y Bartolomeo Vanzetti (Gian Maria Volonté).

El 15 de abril de 1920 se cometió un robo en South Braintree (Massachussets) en el que resultó muerto un hombre. Las autoridades norteamericanas pensaron que era el momento de dar un escarmiento a los inmigrantes y a los sindicalistas que tenían la osadía de pedir jornadas laborales de menos de 16 horas y salarios lo bastante altos como para no morirse de hambre: decidieron achacar el crimen a los sindicalistas.

Nicola y Bartolomeo eran dos obreros italianos que habían emigrado a Estados Unidos a principios del siglo XX. Sacco era zapatero y Vanzetti vendedor de pescado, como tantos trabajadores, estaban afiliados a un sindicato obrero y eso sería su perdición.

Los dos hombres eran anarquistas y tuvieron la desgracia de que les tocara el premio gordo en esta macabra rifa. Ambos fueron acusados de ser los autores del robo y asesinato de South Baintree.

De poco sirvió que tuvieran sólidas coartadas, que su abogado encontrara a los verdaderos autores del hecho (la llamada Banda Morelli), que demostrara que los testigos que habían declarado en contra de sus defendidos habían mentido presionados por las amenazas del fiscal, que manifestaciones de cientos de miles de personas en numerosas ciudades de Estados Unidos y del extranjero pidiesen justicia para estos dos obreros...

Fueron declarados culpables y condenados a muerte. La sentencia se cumplió en 1927, tras siete años de inútil lucha por demostrar su inocencia.

Medio siglo después, el gobierno norteamericano reconocería oficialmente la inocencia de los dos italianos.

19 comentarios:

Piru dijo...

Triste historia más que usual en aquellos primeros años de sindicalismo, en especial en EEUU, que tuvieron que soportar los pioneros de los dercechos sindicales. Parece que estamos de cine italiano, porque la próxima entrada que preparaba también va por ahí.
Un abrazo guionista

La Guionista Reflexiva dijo...

Pues ya me pasaré por tu blog para leerla, Piru. Seguro que es tan interesante como todas tus entradas.

Un abrazo.

Millz M dijo...

Muy buena la síntesis que has hecho guionista para referirte a la trama de esta inolvidable película que marcó a fuego mi inclinación por las Leyes hace bastante tiempo y que además logra en el espectador entender un poco más las injusticias sociales de todos los tiempos. Un abrazo.

Millz M dijo...

Muy buena la síntesis que has hecho guionista para referirte a la trama de esta inolvidable película que marcó a fuego mi inclinación por las Leyes hace bastante tiempo y que además logra en el espectador entender un poco más las injusticias sociales de todos los tiempos. Un abrazo.

La Guionista Reflexiva dijo...

Por lo que veo, Millz, esta película marcó tu vida... Celebro haberte traído un recuerdo importante con mi entrada.

Un abrazo.

RAMON dijo...

Lo que hacian lo inmigrantes italianos....

La Guionista Reflexiva dijo...

Pues, sí, Ramón:

Lo que hacían los inmigrantes italianos y los italianos en general... Un gran pueblo, sin duda.

Saludos.

ethan dijo...

Acabo de conseguirla: ya tiene su carátula y su sitio en la videoteca. Cuando la vea te cuento.

La Guionista Reflexiva dijo...

¡Estupendo, Ethan! Ya me dirás qué te parece cuando la veas.

Saludos.

dale calor dijo...

Pues yo no la he visto asi que me animare a verla y a alguna mas que aconsejes, te sigo en google friends

saludos

http://dalecalor.blogspot.com

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, Dalecalor y un saludo.

Oneesan Shizen dijo...

La primera vez que ví esta película, me impresionó profundamente, luego la ví en pocos días dos veces más, es una de mis predilectas.

La Guionista Reflexiva dijo...

Es cierto, Oneesan, que la película impresiona: Uno ve tan indefensos a esos dos pobres obreros...

Ibán dijo...

¡El cine contra el olvido! Cuán necesario es y cuán poco se prodiga..

La Guionista Reflexiva dijo...

Sí, Ibán: La amnesia parece ser una de las características de la especie humana...

Saludos.

Carolina Pardo Delgado dijo...

Hola Guionista, me gusto mucho tu blog y soy tu seguidora desde ahora.

Me gustaría que me visitaras a mi espacio, y si te gusta, seguirme igualmente.

Abrazos!!!

http://www.carolinapardodelgado.blogspot.com/

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, Carolina: Eres muy amable.

Saludos.

ANRAFERA dijo...

Tomo nota de ella y te agradezco la gran sintesis que nos has expuesto de ésta pelicula. Saludos y buen Domingo.
Ramón

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, Anrafera. Disfruta de un buen domingo.

Saludos.