martes, 28 de diciembre de 2010

Fuego En El Cuerpo: Crímenes Y Sexo



Es un verano caluroso en Florida. Ned Racine (William Hurt), abogado no especialmente brillante ni escrupuloso pero tampoco demasiado bribón, conoce a una misteriosa mujer, Matty Walker (Katleen Turner). Se siente atraído por ella como se siente atraído por casi todas las féminas que le rodean. El calor ambiental es la excusa perfecta para entablar conversación con la desconocida y la sensualidad será el arma que Matty Walker usará para tender su celada al incauto Ned. Lo que empezó siendo una aventura sexual acabará convirtiéndose en una trampa mortal para el abogado de Florida.

Lo más importante, dentro de la arquitectura del guión de Fuego en el Cuerpo, (Body Heat, guión y dirección: Lawrence Kasdan, 1981), es lo que no se ve: La historia está contada desde el punto de vista del protagonista, Ned, pero quien la decide y la hace posible es Matty, la antagonista. Y lo hace sin que, la mayor parte de las veces, se vea en pantalla. Lo que ha sucedido antes de que empiece la película es básico para lo que luego veremos que ocurre. Lo que pasa sin que Ned y el espectador lo sepan es lo que mueve la trama. Lo que se muestra es sólo la superficie del auténtico argumento, que va siendo intuido por el espectador a medida que el relato transcurre.

Muchas veces sucede que el protagonista del espectador y el del guionista no son el mismo personaje. Para el público, el protagonista es "el chico" de la película, "el bueno", es decir -casi siempre- el personaje con el que se identifica y que acostumbra a ser aquel desde cuyo punto de vista está contada la narración. El protagonista del escritor, en cambio, es el personaje que hace posible la historia porque la provoca y la mantiene en movimiento y porque es quien toma las decisiones importantes del relato, aquellas cuyos resultados tienen mayores consecuencias.

En Fuego en el Cuerpo el protagonista del espectador es Ned Racine y el guión está contado desde su punto de vista. Como espectadores nos identificamos con él porque tenemos la misma información que el abogado sobre lo que está sucediendo en la pantalla. Asistimos a los hechos a la vez que él, somos engañados cuando Ned lo es y descubrimos las mentiras de Matty cuando las descubre él.

Fuego en el Cuerpo es un thriller y, como tal, su protagonista no es un personaje activo sino pasivo unas veces y reactivo otras (reacciona ante las acciones del antagonista). Esto, que en otros thrillers cambia en el tercer acto de la historia (cuando el protagonista, en el momento más angustioso del relato y cuando parece que lo tiene todo perdido, reacciona, se vuelve activo y se juega el todo por el todo enfrentándose al antagonista), en Fuego en el Cuerpo se mantiene hasta el final.

Ned Racine no logra hacerse nunca con el control de la situación, al contrario: el espectador y él constatan, cada vez con mayor claridad, a medida que transcurre este tercer acto que el abogado un poco engreído y feliz de conocerse a sí mismo que era Ned Racine al principio de la película se ha convertido en una pobre mosca atrapada en la tela de araña tejida por Matty Walker.




Licencia de Creative Commons
Reflexiones de una Guionista by Blog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported License.
Based on a work at hptt://reflexionesdeguionista.blogspot.com.

22 comentarios:

Flamingo dijo...

En busca del arca perdida es la película de aventuras mas trepidante de todos los tiempos y la escribió Kasdan, el director de fuego en el cuerpo, no cabe duda de que tú, amiga mía, sabes ya de sobra que el guionista es la pieza clave que determina un buen acabado final.

Recuerdo del “Fotogramas” de aquellos días la batalla que hubo entre los críticos cuando abordaban esta película, los unos la definían como una joya tardía del cine negro y otros la dinamitaban por eso mismo, acusando a Kasdan de petulante Y pretencioso.

Como todo en la vida siempre hay un término medio y yo creo que fuego en el cuerpo es una digna sucesora de films como “perdición” (Lang), además el ambiente de la película es de los más logrados de los ochenta, una época en la que se pecó de efectismo, pero es que aquí los fotogramas queman de verdad.

Cuando vi la película tenía dieciséis años y te puedo asegurar que recibí con “mucha alegría” las escenas eróticas del film ¿son la leche, verdad?, en esta época estamos curados de espantos pero en aquel tiempo lo tórrido del metraje dejó a todo el mundo alucinado.

De todas formas lo que no olvidaré jamás es el contrapicado final con la cara de la Turner en primer plano y al fondo ya sabes qué (para no desvelar), es verdaderamente impactante.

Tienes buen gusto para las películas querida amiga, tú y yo si nos hubiéramos conocido en “la vida real”, tendríamos horas y horas de conversación, sería chulísimo, no hay nada que me guste más en el mundo que hablar de cine.

Feliz año de todo corazón.

La Guionista Reflexiva dijo...

Hola, Flamingo:

Yo creo que Kasdan es (si tuviésemos que escoger) más un guionista que dirige y no un director que escribe. Como tú bien dices escribió En Busca del Arca Perdida y El Imperio Contraataca entre otras antes de decidirse a dirigir.

De hecho, Fuego en el Cuerpo es su primera película como director.

Ciertamente Fuego en el Cuerpo tiene bastante de cine negro: el personaje de Matty es clavado al arquetipo que representan todas las mujeres fatales de los clásicos de film noir.

Creo que tienes razón cuando dices que pasaríamos horas hablando de cine.

¡Feliz 2011, amigo Flamingo!

Atticus dijo...

Enhorabuena por el análisis del punto de vista de Fuego en el cuerpo. Más tarde pude relacionar la película con todas aquéllas cuya trama movían mujeres fatales, pero en aquel momento (yo tendría sobre los 18 o 19 años) flipé con una historia tan bien trabada, repleta de sugerencias y con tanto, tanto calor...

La Guionista Reflexiva dijo...

Hola, Atticus:

Hiciste muy bien en dejarte llevar por la historia: Para eso están las películas, para dejarse llevar por ellas, sin analizar nada, sin racionalizar nada...

Después, con una cierta distancia, es bueno que uno use el cerebro y analice. Pero lo mejor para saborear el arte de contar historias es no pensar en nada mientras se las recibe, sólo disfrutarlas.

Gracias por tu comentario.

Un saludo y feliz 2011.

Piru dijo...

Lo primero de todo guionista, feliz navidad y una buena entrada de año!

Lo segundo, me encanta tu nueva crítica como todas las que haces, has sintetizado y explicado las telarañas del guión de forma estupenda, lo tendré en cuenta cuando analice la cinta.

Para terminar, una petición navideña: me encantaría que diseccionases los soprano, cuando puedas y sin trastocar tus planes navideños.

Un saludo!

La Guionista Reflexiva dijo...

¡Feliz 2011, Piru!

Gracias por la visita y por el comentario.

¿Los Soprano? ¿Porqué no? Vale, ya lo haré dentro de unas semanas.

Un saludo.

Elisa dijo...

Muy buen comienzo del 2011 :)
Cariños
Elisa

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, Elisa: Lo mismo te deseo.

Un abrazo.

Josep dijo...

Buenas:

Vi esta película en su estreno y recuerdo perfectamente que a todos nos impresionó tanto el personaje femenino, esa mujer fatal tan típica, como la propia actriz que lo desarrollaba, y para entonces perfectamente desconocida.

Puede que influyeran las encendidas escenas eróticas, pocas veces vistas antes en cine, pero sin duda, esa percepción de la que haces mención respecto a la identificación del espectador con el personaje masculino (otro desconocido en pantalla) no se produjo tal como afirmas, pese a que el carácter desconocido del actor pudiera propiciar una identificación más cercana al espectador anónimo.

Siempre tuve muy claro que, en esta película, lo mismo que en Perdición y en otras más, la mujer es quien lleva las riendas y el pobre "protagonista" se halla a su merced y voluntad.

Saludos.

La Guionista Reflexiva dijo...

Hola, Josep:

Ciertamente, el guión está escrito al servicio del personaje femenino y Katleen Turner supo sacarle partido.

No sé si me he explicado mal cuando hablo de identificación con Ned Racine pero creo que, aunque no nos guste demasiado el tipo, sí que nos ponemos como espectadores de su parte (al menos yo) porque a medida que avanza la película pensamos (o pienso): "pobre, hombre ¡en menudo lío se ha metido!".

El personaje de ella es buenísimo y resulta fascinante pero me parece demasiado frío como para identificarse con él.

Una saludo.

Polzic dijo...

Muy buen blog!
Te invito a visitar el mío!
http://www.legosargentina.blogspot.com
o si queres comprar juguetes LEGO te esperamos en
http://www.legoshop.com.ar
Avisame si te interesa intercambiar links! mi blog es pagerank 3!
Muchas gracias!

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, Polzic, por tu comentario.

Visitaré tu blog, no te quepa duda.

¡Feliz 2011!

Flamingo dijo...

Querida y reflexiva guionista te deseo para esta noche toda la felicidad del mundo en compañía de tus seres queridos.

que el año que comienza te muestre tu cara más hermosa, te lo deseo de corazón.

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, Flamingo:

Lo mismo te deseo. Que pases una maravillosa noche de cambio de año y que el 2011 te traiga todo lo que sueñas.

Un abrazo.

P.D.: Aprovecho para desear buen año a todo el que pase por aquí. ¡Feliz 2011!

jesus (of suburbia) dijo...

Esta película la suelen poner como ejemplo en los famosos manuales de guión, pero he de reconocer que no la he visto. Nueva tarea pendiente para el año... y van tantas.

La Guionista Reflexiva dijo...

Lo mismo nos pasa a algunos, Jesús:

Entre películas, series y novelas pendientes... ¡Se nos amontona la faena!

Un saludo y feliz año.

Nestor dijo...

Clásico entre los clásicos. Una película que descubrió que Lawrence Kasdan podía ser también un director brillante, además de guionista.

Lástima que hace tiempo que no nos deleita con más trabajos.

Saludos !

La Guionista Reflexiva dijo...

Sí que es una lástima, Nestor, que no podamos disfrutar de más películas como esta.

Un saludo.

Kinezoe dijo...

Me gustó el análisis que hiciste de esta película, una de mis preferidas de los ochenta. Ambientación, historia e interpretaciones tienen fuerza en este trabajo. La recuerdo con agrado.

Un abrazo, Guionista. ¡Y feliz año! ;-)

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, Kinezoe y ¡feliz 2011!

dub dijo...

Una película genial. Que envidia, espero estar a la altura de Kasdan en unos miles años luz. Esta película la vi, por "el manual del guionista" sin duda se aprende.
Te agradezco tu explicación del medio español, será de mucha ayuda cuando trabaje para una productora.
Seguiré leyendo tu blog.
Saludos

La Guionista Reflexiva dijo...

Me alegro de haberte servido de ayuda, Dub.

Gracias por leer mi blog.

Saludos.