lunes, 18 de abril de 2011

Arsénico Por Compasión: Juego De Parejas

Cuando Mortimer (Cary Grant), acude a casa de sus ancianas tías para decirles que acaba de casarse y que esa misma tarde se va de luna de miel, descubre asombrado que esas dos encantadoras señoras esconden un cadáver en el arcón de la sala.

Mortimer oculta el hecho a Elaine (Priscilla Lane), su flamante esposa y, convencido de que el autor del homicidio es su hermano Teddy (John Alexander) que cree ser el presidente Roosevelt y está construyendo el Canal de Panamá en el sótano de la casa, decide tramitar el ingreso de este en un psiquiátrico antes de salir de viaje.

Pero sus tías Martha (Jean Adair) y Abby (Josephine Hull) descubren a Mortimer que han sido ellas las autoras del crimen. De hecho, le confiesan que tienen otros once cadáveres en el sótano, donde Teddy excava para construir su Canal.

El protagonista inicia una carrera contra reloj para internar a sus tías y a Teddy en el psiquiátrico mientras su esposa y un taxi le esperan en la puerta. Por si no era bastante, Jonathan (Raymond Massey), el hermano psicópata de Mortimer, se ha escapado de la cárcel y llega a la casa acompañado por un compañero de prisión, el Dr. Einstein (Peter Lorre) y por un cadáver que también pretende esconder en el sótano...

Arsénico por Compasión (Arsenic and Old Lace, 1944) es una comedia negra basada en la obra de teatro del mismo título escrita por Joseph Kesserlring y adaptada al cine por Julius J. Epstein y Phillip G. Epstein.

En su estructura, tiene un interesante juego de repeticiones como, por ejemplo, el gesto de Teddy que, cada vez que sube las escaleras a su habitación, toca la trompeta y grita "¡A la carga!", lo que provoca otra repetición: una de las agujas del reloj de la sala cae por el portazo que da Teddy y alguno de los habitantes de la casa debe volver a ponerla en su sitio.

Pero, sobre todo, en Arsénico por Compasión se repiten las parejas:

- Mortimer y su esposa que acaban de casarse.

-Las tías de Mortimer, dos hermanas que no sólo viven juntas sino que matan juntas.

-El hermano psicópata de Mortimer, Jonathan, y su compañero de celda, el Dr. Einstein.

-Hay dos médicos en la película: el psiquiatra que dirige el centro en el que Mortimer pretende internar a Teddy y el médico de cabecera que debe firmar los papeles (el Dr. Einstein, pese a afirmar que es cirujano y haberle hecho diferentes operaciones de estética a Jonathan no es, según nos aclaran al final de la película, médico).

-En cuanto a Teddy, ya es, en sí mismo, una pareja: la persona que realmente es y el presidente Roosevelt que cree ser.

-Podemos decir que hay dos asesinos en serie: Jonathan y el tandem formado por las tías de Mortimer.

-Dos escritores aficionados (el policía y el psiquiatra) empeñados, en dos escenas distintas a leer a Mortimer sus obras...

-También hay dos taxis: el que se pasa toda la película ante la puerta de la casa con su conductor desesperado por lo que sube el taxímetro y el que Mortimer llama en una de sus salidas para arreglar el papeleo de Teddy.

-Dos cadáveres a los que enterrar (el del arcón y el que Jonathan trae a la casa).

Para acabar de rizar el rizo, tenemos dos escenas que aluden a otras dos: Cuando Mortimer se burla de una obra de teatro que, asegura, es muy mala y cuenta, para demostrarlo, una escena de la misma en que el personaje abre un arcón y se encuentra dentro un cadáver que es, exactamente, lo que le está ocurriendo a él en ese momento. Y, más adelante, cuando Mortimer habla de otra situación que considera poco creíble de otra obra de teatro en la que el personaje se deja inmovilizar y atar por el asesino como acaba ocurriéndole a él en ese mismo momento.

22 comentarios:

Emilio J. Pazos Brenlla dijo...

Muy buena película y desternillante, como anécdota personal, estuvimos a puento de representarla en teatro, cuando se frustró, por problemas de decorados caros, porque yo tengo mejor percha que Gary (Ironia), no pude más que decepcionarme.
Un saludo.

Cargueeeeeeeeeeeeeen!!!

GCPG dijo...

Fantástico análisis, como siempre, de una fantástica película.

He vuelto a ella en más de una ocasión, y siempre la disfruto como un enano.

Gracias por traerla a primer plano. Tu análisis prolonga el goce de su visionado.

Saludos

La Guionista Reflexiva dijo...

Qué pena, Emilio, que no pudieses representarla en teatro porque es una gozada de obra.

Y el personaje de Mrotimer lo pasa tan mal, el pobre, en esa familia de locos...

Saludos.

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias a tí, GCPG:

Yo también la vuelvo a ver de vez en cuando y cada vez la disfruto más.

No hay personaje que no tenga su encanto ni situación que no provoque la risa.

Un saludo.

Agustí dijo...

Asesinos, muertos, policías, viejecitas entrañables, taxistas desesperados, médicos con y sin licencia, personajes siniestros, genial comedia,y como siempre excelente el análisis del film planteado en este blog.
Saludos.

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, Agustí, por tu visita y por tu comentario.

Un saludo.

loquemeahorro dijo...

Tuve la suerte de verla en cine en VO y se grabaron en mis recuerdos dos frases dichas en dos de esas parejas.

Cuando la novia le susurra a Cary Grant su nombre de la forma más sensual
- Oh, Mor'imeeer

Y lo que le repite una y otra vez Peter Lorre, con un marcado acento extranjero, a su pavoroso (incluso él vive aterrorizado) compañero

- What can we do with Mr Spinazo?

(o cómo se llamara)

La Guionista Reflexiva dijo...

Qué suerte, Loquemeahorro, haber podido ver Arsénico por Compasión en pantalla grande.

Me encanta Peter Lorre en el papel del Dr. Einstein, tan asustado el pobre (no es para menos) por su terrible compañero...

Saludos.

DDmx dijo...

Querida compañera, una gran cinta, de lo mejorcito.

La Guionista Reflexiva dijo...

Qué razon tienes, DDmx:

De lo mejorcito, Arsénico por Compasión es de lo mejorcito.

Gracias por la visita y enhorabuena por tu blog, que también es de lo mejorcito.

Un saludo.

ANRAFERA dijo...

Excelente película y estupenda tu sipnosis.
Un cordial saludo y buen Jueves.
Ramón

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, Ramón:

Que tengas una buena Semana Santa.

Saludos.

Worc dijo...

Adoro a Capra y su manera de hacer cine, es sin duda mi director clásico favorito, siempre dando lecciones de moral y nunca dejándonos sin una sonrisa, una lágrima o una profunda reflexión que nos deja días con la mente cavilando al 100%.

Creo que Arsénico por compasión muestra la agilidad de Capra para entrelazar los gags con las críticas a la moral (de nuevo)y volver de nuevo al gag, pero no al gag facilón, sino a la comedia que se convierte en arte cuando Capra filma y cuenta historias.

Enhorabuena por el post, un saludo.

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, Worc, por tu visita y por el comentario.

Un saludo.

Mario dijo...

Me has descubierto una película fantástica, que es lo que me muestra la reseña, eso de tantas muertes, los continuos pares, tanto loco suelto, Cart Grant, me ha encantado lo que he leído, voy a ver si más adelante la encuentro y la veo, por ahora quedo agradecido. Un abrazo.

Mario.

La Guionista Reflexiva dijo...

Me alegro, Mario, de que esta entrada haya hecho que quieras ver Arsénico por Compasión.

Te aseguro que no te arrepentirás porque te vas a reir muchísimo con ella.

Saludos.

Nocivo dijo...

Fantástico análisis, querida guionista. Vi esta película hará unos 10 u 11 años, así que creo que necesito un nuevo visionado para volver a disfrutarla.

La Guionista Reflexiva dijo...

Estoy segura, Sr. Nocivo, de que si la vuelves a ver te reirás mucho más de lo que te reíste la primera vez.

Un saludo.

Alankran dijo...

Una de mis comedias favoritas!!. Nunca me he reído tan a gusto como con Cary Grant en esta película. Y eso que el propio Cary Grant dudaba en hacerla por que pensaba que no podría igualar al actor que represento la obra en Broadway. No se como lo haría ese actor, pero Grant, como siempre, fabuloso.

La Guionista Reflexiva dijo...

¡Hola, Alankran! Es un gusto verte por aquí.

Ya he visto vuestro vídeo y me he reído mucho.

Saludos.

Nestor dijo...

Una comedia memorable. Siempre me ha resultado atrayente la forma de representar la casa en el contexto de Brooklyn, con los edificios de Manhattan al fondo y el rio Hudson. Una creación en interiores que destila un encanto muy propio de la época.

La Guionista Reflexiva dijo...

Hola, Nestor:

A mí me encanta la casa llena te tapetitos de ganchillo, toda esa porcelana en las estanterías y, sobre todo, ese arcón bajo la ventana.