martes, 7 de junio de 2011

Detroit 1-8-7: Asesinato en Detroit

En julio de 2010, cuando faltaban apenas dos meses para que la ABC estrenase la serie Detroit 1-8-7, algunos miembros del Ayuntamiento de dicha ciudad expresaron su temor acerca de la imagen negativa que la producción podía dar de Detroit. No querían que presentase la ciudad como la capital norteamericana del crimen y la violencia.

Parte de la preocupación del Ayuntamiento tenía que ver con el título: las cifras 1-8-7 son utilizadas en "slang" como sinónimo de "asesinato".

Creada por el guionista Jason Richman, la serie se basa en el trabajo de la Unidad de Homicidios de la policía de Detroit.

La idea inicial era rodarla en estilo documental y de eso queda algo (más de reportaje que de documental): el predominio de la cámara en mano, los cairons señalando horas y personajes...

Se nota la influencia en Detroit 1-8-7 del grán éxito de la ABC, Policías de Nueva York (NYPD Blue) que, junto a Canción Triste de Hill Street (Hill Street Blues), es una de las piedras de toque de las series televisivas con agentes de la ley como protagonistas por lo que ambas supusieron de evolución para el género.

Como en Policías de Nueva York, los guiones de Detroit 1-8-7 utilizan parejas de agentes, dos casos por episodio y trama personal entre los personajes principales que se va desarrollando a lo largo de la temporada.

A eso se le suma la utilización de la ciudad en la que transcurre la acción como contexto integrado en el argumento y con personalidad propia (no tanto como Baltimore en The Wire o Nueva Orleans en Tremé, pero sí más de lo habitual en otras producciones).

Como no podía ser menos tratándose de una historia ambientada en Detroit, la excelente banda sonora, a cargo de Dave Kushner y John O'Brien, utiliza música Motown en sus episodios:The Supremes, Eminem, The Temptations, Stevie Wonder, James Brown, Marvin Gaye, LaBelle, Otis Redding...

Detroit 1-8-7 no parece despertar pasiones entre los espectadores. Posiblemente porque, aunque es una serie bien hecha, carece de ese "algo" personal que la diferencie y la singularice en un momento en que hay en televisión tantas series originales que rompen moldes.

Seguramente por eso se rumorea que la ABC se lo está pensando mucho antes de dar luz verde a una segunda temporada de Detroit 1-8-7.

8 comentarios:

Piru dijo...

He seguido unos cuantos episodios y me pasa lo mismo que a ti: es una buena serie pero no acaba de singularizarse de ningún modo, de forma que acaba siendo vulgar entre tantísimas series de policía. Más aún teniendo en cuenta la cantidad que está surgiendo a día de hoy. Lo mejor de todo me parece ese Christopher Moltisanti reconvertido en policía (Michael Imperioli) con algunas escenas cómicas memorables (como ese interrogatorio que se queda mirando fija y hieráticamente al sospechoso hasta que éste confiesa).

Personalmente, me atrae bastante más la oferta de Blue Bloods (aunque se torna un tanto repetitiva también).

Un fuerte abrazo Guionista!

La Guionista Reflexiva dijo...

De nuevo, Piru, se demuestra que tenemos el mismo gusto en cuestión de series.

Es cierto que el personaje de Michael Imperioli está muy bien. Deberían hacer un spin-off con él y crear una serie que tuviera más garra.

También coincidimos respecto a Blue Bloods.

The Chicago Code no está mal pero acaba volviéndose también repetitiva. Y eso que es de Shawn Ryan (uno de los guionistas de The Shield)...

Un abrazo.

ethan dijo...

Osea, que regular.
Entonces paso de ver esta serie. De ese género me gustó "The Wire", aunque la dejé a mitad de la cuarta temporada en la que decayó bastante.
Saludos!

La Guionista Reflexiva dijo...

The Wire es mucho mejor, Ethan:

Detroit 1-8-7 no está mal, pero si no la ves tampoco te pierdes una obra maestra.

Saludos.

Nerea dijo...

Las de polis no son mis preferidas desde luego, igual que las de medicos se me hacen siempre iguales. Pero da rabia que cancelen una serie con solo una temporada, que quieres que te diga

La Guionista Reflexiva dijo...

Hola, Nerea:

Tal como acaba la primera temporada de Detroit, se puede ver bien aunque no haya una segunda. Las tramas quedan cerradas y da la sensación de "final". Así que si alguien se anima a verla puede hacerlo sin miedo a quedarse a medias.

A mí tampoco me gustan las series de médicos. Coincido contigo en que me parecen todas iguales.

Un saludo.

Edertano dijo...

este tipo de series o películas no me llama mucho la atención, la verdad, pero he de reconocer que con una historia detrás (el por qué de la serie, repercusiones en la vida real...) me atraen a verla, no sé si me explico. La tendré encuenta. Saludos

La Guionista Reflexiva dijo...

Sí, Edertano, te explicas bien:

Cuando sabemos lo que ocurrió en "la trastienda" las series y las películas adquieren otra dimensión y se vuelven más interesantes.

Saludos.