domingo, 3 de octubre de 2010

Tod Browning, el Cineasta de la Monstruosidad


Atraído por lo extraño, lo monstruoso y peculiar, por lo que la sociedad contempla desde lejos con morbo y aprensión, Tod Browning nos dejó una serie de obras que más allá de los gustos personales (a unos les fascinarán y a otros les provocarán rechazo) son, como mínimo, dignas de verse y tenerse en cuenta: The Unknown (Garras Humanas, 1927); Drácula (1931); Freaks (La Parada de los Monstruos, 1932); Mark of the Vampire (La Marca del Vampiro, 1935); The Devil-Doll (Muñecos Infernales, 1936); Miracles for Sale (1939), etc. son los títulos de algunos de sus films.

Nacido en 1882 en Louisville, Kentuky, USA ; Tod Browning se fugó de su casa a los 16 años siguiendo a la bailarina de un circo, de la que se había enamorado. Esto le llevó a trabajar como payaso, contorsionista, mago, como cadáver viviente en un número de enterramiento en directo... Sin duda fue entonces cuando conoció a muchos de los que luego serían sus personajes: gente con deformidades condenada, en aquellos tiempos, a ganarse la vida como "monstruos" de feria o "fenómenos" de circo y por los que Tod Browning sentía una atracción y simpatía especiales.

Su versión de Drácula (Bela Lugosi), fue su mayor éxito comercial y es hoy día una de las variantes del vampiro de obligada visión para todos los amantes del género del terror y para los cinéfilos en general.

Su obra más conocida es, sin duda, Freaks. Trás su éxito con Drácula, su amigo el actor enano Harry Earles le sugirió la idea de adaptar un relato de Tod Robbins: Spurs (Espuelas), en donde se narra como la hermosa trapecista de un circo se casa con un enano (Harry Earles) planeando matarlo después y heredar su dinero y como este, al enterarse, planea la terrible venganza ayudado por la mujer barbuda, las hermanas siamesas, el hombre tronco y todos los "fenómenos" del circo. La película fue un fracaso en su momento. No gustó ni a los productores ni al público y fue retirada de los circuitos de distribución (en muchos países estuvo prohibida). No volvió a saberse nada de ella hasta los años 60 cuando se distribuyó en Europa y se convirtió en un clásico de culto. Interpretada por personas con deformidades reales, no se utilizaron efectos especiales de caracterización excepto en una escena al final de la película.

The Devil-Doll es otra de sus obras más interesantes. Su argumento es el siguiente: Paul (Lionel Barrymore) es un banquero que, víctima de sus socios y de dos colegas, acaba en la cárcel de la que huirá junto a su compañero de celda, Marcel (Henry B. Walthall) y en cuya casa se refugiará. Allí descubre que Marcel y su esposa tienen una fórmula para reducir la talla a los seres humanos. Muerto Marcel, Paul se disfraza de anciana y bajo el nombre de Madame Manderlip, abre una tienda de venta de muñecos. Se sirve de la fórmula de reducción de tamaño para vengarse de aquellos que le llevaron a prisión.

No se puede decir que las películas de Tod Browning (al menos las que yo he podido ver) sean obras maestras: Sus guiones carecen de estructura, los argumentos son pobres, los personajes son planos y la interpretación (cuando se trata de actores aficionados) deja bastante que desear. Lo que hace que la obra de Tod Browning sea de obligada visión es su forma particular y única de ver el mundo, su mirada sobre la "normalidad" y la "anormalidad", su simpatía por la monstruosidad.





Licencia de Creative Commons
Reflexiones de una Guionista by Blog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported License.
Based on a work at hptt://reflexionesdeguionista.blogspot.com.

16 comentarios:

Sensei Katorga dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, hace unos años vi Freaks en la Filmoteca de Murcia y el guión adolecía de fondo pero era perturbador, a la vez que humano, ver a todos esos personajes de circo comportándose y dejando ver sus sentimientos tal y como lo haríamos cualquiera de nosotros. Saludos.

La Guionista Reflexiva dijo...

Es cierto, Sensei: Si uno analiza Freaks con frialdad y desde la distancia, es una película bastante floja pero la sensibilidad y la empatía que provoca hacia este tipo de personas son arrebatadoras. A mi juicio, eso es un gran mérito. Un saludo (me gusta mucho tu blog).

GCPG dijo...

Freaks es un peliculón... ¿sin estructura? No diría yo tanto. La marca del vampiro también es una lindeza de película, de obligado visionado (aunque suene tópico).

Saludos, Guionista

La Guionista Reflexiva dijo...

Puede que suene a tópico, GCPG, pero es la verdad: a Tod Browning hay que verlo si a uno le interesa un mínimo el cine. Un saludo.

Toshiro Kurosawa dijo...

A mi me encanta Browning, sus películas son tremendamente imperfectas, pero nadie puede decir que no tengan personalidad propia y garra, algo que personalmente valoro mucho; tenía una gran capacidad para crear imágenes icónicas y crear empatía con los monstruos, elevando sus historias hasta el drama y la tragedia.

La Guionista Reflexiva dijo...

De acuerdo contigo, Toshiro. A mí me llega más Tod Browning precisamente por su imperfección. No sé... hace que lo vea más humano y mire sus películas con un cierto cariño...

Robert A. Larrainzar dijo...

Estupendo artículo sobre este director de terror. Me paso para además decirte, compi, que mi sitio te ha otorgado un merecido premio a tu blog cinéfilo y de guiones.
En cuanto puedas, lo verás en un post situdado debajo del relato de este viernes que estoy a punto de publicar.
Un fuerte abrazo. :)

La Guionista Reflexiva dijo...

¿Un premio, Robert? ¡Guaaauu, qué ilu! Muchas gracias por el detalle. ¿Que me pase por Escritos de Pesadilla a verlo, dices? ¡Vooy p'allá!

ANRAFERA dijo...

Siempre es interesante éstas entradas.
Mañana a las 12:30 h (A.M.) Canal Extremadura TV emite el reportaje que me realizaron para el programa Conecta-T. Si no puedes ver éste Canal a través de la TDT éste es enlace para seguirlo en directo: http://tv.canalextremadura.es/extremadura-noticias/conecta-t
Saludos

La Guionista Reflexiva dijo...

Estupendo, Anrafera. Haré lo posible por verlo. Un saludo y gracias por la visita.

Kinezoe dijo...

Hola, Guionista. Yo tan sólo he visto dos de las que citas: Drácula y Freaks. Y me encanta, sobre todo, esta última. La verdad es que se trata de un título que impresiona (y no sólo la primera vez que uno la ve...). En mi opinión, si Browning hubiera filmado únicamente estos dos títulos ya tendría bien merecido su paso a la historia (del cine). Supongo que el guión no es ningún portento, pero este tipo consiguió algo muy difícil: que hayan transcurrido ya casi 80 años y su obra siga sobrecogiendo, estremeciendo, como el mismo día del estreno...

Saludos y felicitaciones por el blog. Muy interesante.

La Guionista Reflexiva dijo...

Hola, Kinezoe: Tienes razón, la obra de Tod Browning sigue estando tan viva ahora como cuando las hizo. Eso demuestra que su forma de mirar el mundo y mostrárnoslo era única. Un saludo y gracias.

El Guardián de la fila 8 dijo...

Hola, Guionista.
Me ha parecido muy interesante tu post (y el blog, todo lo que he leído hasta ahora) sobre Browning, quien siempre me ha parecido un cineasta fascinante por lo sombrío, turbio y tremendamente personal de su obra.
Leí en alguna parte lo que comentas de su "trabajillo" como hombre cadáver en el circo. Creo que se pasaba noches enteras enterrado. Me muero de la angustia sólo de pensarlo.

Bueno, me callo ya. Un placer haber descubierto este acogedor rincón del No Mundo.

Mis respetos,
El Guardián

La Guionista Reflexiva dijo...

Hola, Guardián: Me alegro de que te guste el blog. Gracias.

Respecto al trabajo de "cadáver", no quise extenderme mucho en el post pero: sí, yo también he leído que el "número" consistía en ser enterrado delante del público y ser desenterrado un par de días después ante el asombro de los espectadores que no podían creer que hubiese sobrevivido...

Lydia dijo...

Hi, nice blog & good post. overall You have beautifully maintained it, you must submit your site for free in this website which really helps to increase your traffic. hope u have a wonderful day & awaiting for more new post. Keep Blogging!

La Guionista Reflexiva dijo...

Thanks, Lydia.