lunes, 4 de junio de 2012

Sin Perdón (Unforgiven): Distintas Razones Para Matar

Cuenta David Web Peoples, el guionista de Sin Perdón (Unforgiven), que una frase de Taxi Driver le impresionó particularmente: “Cuando Travis Bickle está solo en su habitación y se le oye decir para sus adentros ‘quiero ser un hombre como los demás’ (…) era un pensamiento muy profundo, que realmente expresaba un tipo de angustia, de aislamiento y soledad que encontré muy fuerte. Hay mucho de William Munny en esa frase”.
William Munny es ese hombre aislado y solitario que protagoniza Sin Perdón, el guion cuyo título original era Los Asesinatos de la Puta Cortada (The Cut Whore Killings). Cuando Francis Ford Coppola compró la opción pensó que era un buen título para quien hubiera leído el guión, pero horrible para quien no lo hubiera leído. Tras barajar posibilidades como El Oro de las Putas (Whore’s Gold) y Los Asesinatos de William Munny (The William Munny Killings), finalmente optaron por Sin Perdón.
David Web Peoples escribía esta historia en 1976, el año en que vio Taxi Driver, película que le marcó como guionista y que influyó notablemente en Sin Perdón: “Siempre he pensado que la muerte violenta en las películas se ha trivializado mucho, me parecía algo estúpido y me propuse que en ninguna de las películas que yo escribiese matarían a nadie, hasta que, oh maravilla, vi Taxi Driver y pensé: ‘¡un momento! Las películas no tienen que ser triviales ¿no?’. Y esa película verdaderamente me inspiró y me conmovió. Entonces me di cuenta de que esta película (Sin Perdón) iba a tener un montón de muertes, pero no quería que fueran triviales, porque no creo que matar a alguien sea algo trivial. Y mientras lo hacía se me ocurrió un truco que me ayudó un poco: decidí que cada una de estas personas tendría distintas razones para matar”.
Y así es, en Sin Perdón los personajes peligrosos matan por motivos diferentes:
WILLIAM MUNNY (Clint Eastwood)
De pasado terrible y cruel, en el momento en que empieza la película hace mucho que dejó de ser un asesino para convertirse en granjero, esposo y padre de dos hijos. En su época de pistolero mataba “porque no tenía tope de velocidad, por así decirlo; simplemente carecía del mecanismo que la mayoría de la gente tiene y que hace muy difícil apretar el gatillo”.
LITTLE BILL (Gene Hackman)
A Little Bill, el sheriff brutal, no le gusta matar. Por eso se comporta de la forma en que lo hace: “Es muy racional en lo que hace y cuando va a hacer algo antes se lo piensa; la razón por la que da palizas a todo el mundo es precisamente para no tener que matar a nadie. Su método era intimidar de entrada, para no llegar a una situación que le obligue a matar a alguien”.
ENGLISH BOB (Richard Harris)
Es uno de los personajes más logrados de David Web Peoples, considerado “inútil” por algunos críticos que objetan que el guionista le da demasiada importancia, siendo un personaje que no tiene nada que ver con la historia de William Munny y las prostitutas, ya que ni siquiera llegan a encontrarse.
Ciertamente, si se quita a English Bob del guion la historia se mantiene igualmente, ya que él no participa en la trama principal, pero el personaje de Little Bill se resentiría y perdería fuerza: Lo que hace que Little Bill nos parezca realmente peligroso y brutal es su enfrentamiento con English Bob y el terrible estado en que lo deja. English Bob está en Sin Perdón para apoyar y realzar a Little Bill Dagget.
¿Por qué mata English Bob? “Este mata a la gente simplemente por dinero: si se le paga, dispara a quien haga falta. Si no, no se toma la molestia”.
SCHOFIELD KID (Jaimz Woolvett)
Schofield Kid es un aspirante a asesino que “lo hace por el romanticismo y la gloria”. Ingenuo en el fondo, Kid presume de haber matado a cinco hombres y de ser un pistolero peligroso pero, cuando finalmente se convierte en el asesino que soñaba ser, descubre con dolor que no quiere matar nunca más.
Aunque al principio he dicho que Francis Ford Coppola compró una opción sobre el guion de Sin Perdón, de todos es sabido que él no acabaría produciendo ni dirigiendo esta película: Clint Eastwood lo lee en 1985 y lo compra para su productora, Malpaso, con la intención de interpretar el personaje de William Munny. Eastwood considera que aun no tiene la edad necesaria para este papel y no dirigirá la película hasta 1992, dieciséis años después de que David Web Peoples escribiese la historia.
NOTA: Todos los fragmentos entrecomillados corresponden a la entrevista que David Web Peoples concedió a Dwight Porter, publicada en el número 11 de la revista VIRIDIANA en diciembre de 1995.



11 comentarios:

El Bueno de Cuttlas dijo...

Absoluta obra maestra del cine en general y del western crepuscular en particular. Todo lo demás que pueda decir sobra.

Un saludo

La Guionista Reflexiva dijo...

Pues dicho queda, amigo Cuttlas.

Un saludo.

Josep dijo...

Te olvidas a Ned Logan, otro viejo asesino que toma distancia con su imponente rifle: cuando falla, no queda muy claro si es por falta de vista o por falta de pulso frío...

Saludos.

La Guionista Reflexiva dijo...

No, Josep, no me he olvidado de Ned Logan (Morgan Freeman), es que David Web Peoples no lo incluía en su lista de personajes "peligrosos" y por eso no le buscó un motivo específico para matar.

En la película no se habla de sus motivos para matar, pero yo creo que sí se pueden adivinar sus motivos para no matar: puede ser por falta de vista, como opinas tú, o por desgana: mató demasiado en el pasado y ya no es el hombre que fue, sino otro distinto.

Saludos.

Diego Fdez. Sández, autor teatral dijo...

Lo primero que leo u oigo de "Sin Perdón" en que no aparece la palabra "crepuscular"... :-) Enhorabuena.

(Bueno, sólo en un comentario).

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, Diego:

Es que no estoy muy segura de que Sin Perdón pueda considerarse un western crepuscular. Cuando se estrenó Sin Perdón hacía años que se consideraba que el western había muerto, por lo que, creo, sería más apropiado considerarlo un revival.

Hoy día, en que el western vuelve a dar buenas películas y series de televisión, y en que se habla de "Neowestern", posiblemente sería más apropiado considerar Sin Perdon como uno de los títulos precursores del Neowestern.

Aunque todo esto no son más que pajas mentales y ganas de etiquetar... Lo importante, me parece, es que una historia esté bien o mal contada, y lo de menos es el apartado en que se la clasifique.

Saludos.

Piru dijo...

Qué alegría ver tu regreso y, como no podía ser de otra forma, tamaño acontecimiento viene acompañado de una obra maestra del Cine. Una película que hay que ver por lo menos una vez al año entre la Trilogía de EL Padrino y Novecento (personalmente aprovecho el verano jejeje) Un fortísimo abrazo Guionista.

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, Piru:

Sí, de nuevo estoy aquí. Estoy intentando organizarme para volver a escribir de forma asídua.

El Padrino lo he visto unas cuantas veces últimamente (las tres partes) porque me he tropezado con él mientras hacía zapping y me ha enganchado como lo hace siempre.

Sin Perdón también lo he visto unas cuantas veces últimamente.

En cuanto a Novecento, me alegro de que me lo recuerdes porque va siendo hora de que vuelva a verlo.

Un abrazo.

Carmelo Gimeno dijo...

Has hecho un gran post para una de mis pelis favoritas. Saludos

La Guionista Reflexiva dijo...

¡Gracias, Carmelo! ¡Saludos!

Anónimo dijo...

Creo que quien considere que Bob El Inglés no es importante, omite una parte fundamental de la historia. En el momento en que biógrafo e inglés estan detenidos, el primero cuenta a Little Bill la historia de John Dos Pistolas (si no recuerdo mal); Little Bill le pregunta si él estaba allí para saber si todo eso ocurrió exactamente, si Bob el Inglés defendía el honor de una dama, a lo que el escritor responde 'A veces los escritores necesitamos tomarnos ciertas licencias para embellecer el relato'(o algo por el estilo);, el escritor abandona a Bob El Inglés, muere Little Bill y con el último con quien habla es con William Munny (hay que fijarse en su cara durante el tiroteo). Si nos fijamos, tanto el inicio como el final de la película, es un relato, una historia escrita. Por eso es tan importante Bob el Inglés: lleva al pueblo al escritor, que es quien cuenta la historia (y probablemente, embellece al persona de Eastwood cuando, por ejemplo, no quiere 'un adelanto' por respeto a su mujer).