miércoles, 10 de agosto de 2011

Monsieur Verdoux: El Asesinato Como Actividad Laboral


Monsieur Verdoux (Charlie Chaplin, 1947) es un modesto empleado de banca al que la crisis económica ha enviado al paro. Cuida con amor a su esposa minusválida y enseña a su hijo a no ser cruel con los animales, a ser honrado y bondadoso.

Monsieur Verdoux es vegetariano, adopta gatitos callejeros y tiene los modales y la cortesía de un auténtico caballero.

Cuando empieza la película, nos presentan a Henri Verdoux cuidando con mimo los rosales de su jardín y salvando la vida de una oruga... mientras la chimenea de su incinerador destruye el cadáver de su última víctima.

Y es que el protagonista de Monsieur Verdoux, cuando se quedó en paro decidió emprender un peculiar negocio: seducir a mujeres maduras y con solvencia económica, casarse con ellas, apoderarse de sus bienes y matarlas.

Tiene varias esposas repartidas por toda Francia y las va liquidando a medida que necesita su dinero.

Su familia, ignorante de la nueva "actividad laboral" a que Henri Verdoux se dedica, lamenta que pueda pasar tan poco tiempo en casa debido a lo mucho que tiene que viajar a causa de su "empleo".

Resulta difícil imaginarse al entrañable vagabundo Charlot como a un asesino en serie e imagino que, en el momento de su estreno, los espectadores quedarían asombrados.

Lo cierto es que, cuando uno ve Monsieur Verdoux no puede evitar identificarse con el criminal y desearle suerte en sus "negocios". Sobre todo cuando uno de sus "negocios" (una simpática y alocada viuda) se le resiste. La víctima en cuestión deshace todos los intentos de Monsieur Verdoux por asesinarla sin darse cuenta de las intenciones de este.

Charlie Chaplin definía, en el New York Times, la filosofía de su personaje con la siguiente frase: "Von Clausewitz dijo que la guerra es la extensión lógica de la democracia; M. Verdoux piensa que el asesinato es la extensión lógica de los negocios".

Es cierto: Este asesino de mujeres no entiende por qué se le persigue ni por qué la gente se escandaliza tanto por sus crímenes. Piensa que es una reacción exagerada, que no se puede comparar a un asesino en serie con una matanza bélica: "Por un asesinato se es un villano; por miles se es un héroe. Los números santifican".

Y es que si algo muestra con claridad la tragicomedia Monsieur Verdoux, es la facilidad que tenemos los seres humanos para justificar, ante los demás y ante nosotros mismos, nuestros peores actos.



34 comentarios:

Óliver.G dijo...

Llamativa la trama de la película, a la vez que se contradice unos buenos actos con otras malos. Simplemente habría que verla.
Un abrazo,
Óliver.G

La Guionista Reflexiva dijo...

Hola, Óliver:

Sí, la trama de la película es interesante.

Supongo que, el hecho de que la idea inicial fuese de Orson Welles tiene algo que ver...

Un abrazo.

loquemeahorro dijo...

Maravillosa película, con un encanto muy especial, además del citado humor negro.

Mi favorita de Chaplin, incluye algo de la ternura de Candilejas, pero contrarestada con esa amoralidad que llega a parecer de lo más justificable.

La Guionista Reflexiva dijo...

También es mi favorita de Chaplin, Loquemeahorro, porque, como bien dices la ternura (yo diría el tono melodramático) de Candilejas se contraresta aquí con ese toque de amoralidad y cinismo.

Saludos.

Creaciones Lanzarote dijo...

Reconozco que soy un completo ignorante: vine a descubir a Chaplin ya de mayor (de mayor yo) con El Gran Dictador, que me pareció genial, y luego con Tiempos Modernos, y allí me quedé porque al mismo tiempo veía El Séptimo Sello, Ciudadano Kane, ... descubrí otra forma de ver cine, que se interrumpió -felizmente y como otras varias aficiones- gracias al nacimiento sucesivo de mis dos hijos. A falta del título que recomiendas tengo esta reseña. Estoy seguro de que podría haberla suscrito el propio Chaplin. Queda su esencia. Gracias por regalarla, y hasta la próxima.

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias a tí, Lanzarote,`por tu generoso comentario.

Precisamente, Monsieur Verdoux tiene mucho en común con Tiempos Modernos y El Gran Dictador: Pertenecen a la época en que Chaplin utiliza el cine para defender sus ideas izquierdistas y su simpatía por el comunismo.

Sólo que Monsieur Verdoux es más "dura" que las otras porque en Tiempos Modernos el protagonista era todavía el tierno vagabundo que le había hecho famoso y en El Gran Dictador lo era el simpático barbero judío.

En cambio, en Monsieur Verdoux, la ternura y la maldad son dos facetas del mismo personaje.

Saludos.

Alankran dijo...

Feliz verano Guinosta reflexiva! Tambien es una de mis películas favoritas de Chaplin. Me encanta que Monsieur Verdoux sea el antagonista total de Charlot. En vez de un vagabundo, todo un señorito. En vez de un cómico y patán conquistador, un fino y elegante seductor. No el entrañable mendigo, sino un frio y calculador asesino... Interesante evolución del mundo de charlot, pues son tan opuestos que tienen infinidad de puntos en común.
Un saludo a todos.

La Guionista Reflexiva dijo...

¡Hola, Alankrán! ¡Me alegra verte por aquí!

Creo que sé por qué te gusta más Monsieur Verdoux que el vagabundo tierno de Charlot... A mí también, debo confesarlo...

¡Feliz verano!

ÁNGEL dijo...

Hola. Paso a saludarte. Me ha gustado mucho tu entrada sobre esta peli demasiado desconocida de Chaplin. Quizá te interese esta otra que elaboré yo sobre sus mejores películas:

http://www.rockthebestmusic.com/2011/07/las-mejores-peliculas-de-charles.html

Saludos.

La Guionista Reflexiva dijo...

Claro, Ángel, ahora mismo te devuelvo la visita.

Un saludo.

dub dijo...

Hola Guionista Reflexiva. Tendré que ver la película de Chaplin, a ver que tal .
Recién vi, Días de vino y rosas. Me encanto la película.
Saludos.

La Guionista Reflexiva dijo...

Hola, Dub:

Gran película, Días de Vino y Rosas.

En cuanto a Monsieur Verdoux, aunque no sea la más conocida de Chaplin, sí es de las más interesantes.

Saludos.

GCPG dijo...

¿Cómo va este veranito, Ana?

Ya veo que las calores no recortan ni un ápice el gusto por el buen cine. Y esta película es magnífica, un Chaplin reinventado que, a pesar de sus acciones (¿inmorales? Jaja), no pierde nada de su ternura. Menos ñoña que Candilejas (que me encanta, claro), más negra que cualquier otra de sus películas, es una singular obra maestra aunque a la sombra de otras grandes películas suyas.


Saludos

La Guionista Reflexiva dijo...

Hola, GCPG:

El verano va bien, "disfrutando" del calor y los mosquitos tigre...

También a mí me parece que Candilejas es un poco (bastante) ñoña pero también me gusta...

Y, sí, GCPG, reconoce que lo de ir matando viudas es un poco inmoral, jeje...

Saludos.

Mario dijo...

Tengo la película pero la tenía pospuesta, leyéndote me entra el entusiasmo, me parece estupenda la temática, por algo era un grande Chaplin, era fiel a su propia consciencia y eso en los tiempos modernos casi es ya una utopía, cuantos pueden defender lo suyo sin resbalarse o acobardarse. Veré la película en cuanto pueda. Buena reseña. Un abrazo.

Mario.

La Guionista Reflexiva dijo...

Me alegro, Mario, de que mi entrada te haya animado a ver Monsieur Verdoux. Estoy segura de que te encantará.

Un abrazo.

Elsa dijo...

Hola amiga, paso a saludarte y a aprender de tus reseñas. Que disfrutes del veranito que les toca, aquí, un frío polar !
Un abrazo,Elsa

La Guionista Reflexiva dijo...

Hola, Elsa:

Me alegra verte por aquí y, sí, estoy disfrutando del veranito todo lo que puedo.

Disfruta del invierno y del frío, que también tiene su encanto. Además, que ya os queda poco para la primavera...

Besos.

Markos dijo...

La trama es interesantísima. Ahora dudo de si he visto la película anteriormente o no. El caso es que me apetece verla. Gracias.
Salu2

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias a tí, Markos.

A mí también me pasa, a veces, que no recuerdo si he visto una película o no. Y es que vemos tanto cine...

Que disfrutes del verano.

Saludos.

miquel zueras dijo...

Esta comedia negra es mi último largometraje de los que me gustan más de Chaplin pues "Candilejas" siempre la encontré lacrimógena y "La condesa de "Hong Kong" con un guión endeble. Es muy emotiva la escena final cuando Verdoux antes de dirigirse hacia la guillotina se toma su primer vaso de ron. Saludos. Borgo.

La Guionista Reflexiva dijo...

Hola, Miquel:

A mí me parece que toda la secuencia final es bastante tragicómica. Me recuerda a la de El Verdugo, aunque esta última me parece más cruel (con la crueldad cariñosa que tenía Berlanga con sus personajes).

Saludos.

Mario dijo...

Quería agregar que me gusta tu bitácora, y como me gusta compartir con muchos amigos cinéfilos, quiero invitarte a hacerte seguidora de mi bitácora y yo de la tuya, para compartir de cine simplemente, espero que te agrade mi propuesta y te animes.
Un abrazo.

Mario.

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, Mario. Me pasaré a ver tu blog.

Un abrazo.

Ritrola dijo...

oh! me gusta este blog. Buen contenido.

Saludos.
ritrola.blogspot.com

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, Ritrola.

Saludos.

Möbius el Crononauta dijo...

Debería rescatarla, hace mil años que no la veo. Pero tengo un grato recuerda de ella, aunque seguramente se me escapó más de lo que en ella había.

Saludos

La Guionista Reflexiva dijo...

Eso, Möbius, es lo mejor de las buenas películas: que cuantas más veces las vemos, más cosas les descubrimos.

Saludos.

David C. dijo...

Que genio Chaplin.

La Guionista Reflexiva dijo...

Muy grande, David.

Un saludo.

dub dijo...

Recién acabé de ver la película y me gustó mucho la construcción de los personajes, interesantes diálogos y el enfoque cómico que le entrega el director hace una contradicción a la temática. Si hubiera un remake de esta película, seguro que no sería cómica.
Saludos desde Concepción
Chile

La Guionista Reflexiva dijo...

Hola, Dub:

Desde luego podría hacerse un remake conviertiendo la película en thriller, o en tragedia...

Yo creo que también podría insistirse en el humor negro, Llegar incluso al humor cruel y convertirla en esperpento.

Un abrazo.

David C. dijo...

Ya la vi hace unos días y confirme la genialidad de Chaplin. Los últimos 10 minutos son sencillamente sensacionales.

La Guionista Reflexiva dijo...

Me alegro, David, de que te haya gustado Monsieur Verdoux.

Saludos.