martes, 14 de septiembre de 2010

Un Ser Entre Dos Mundos



Existe en la ficción una clase de personajes especialmente atractivos. Son aquellos que se mueven entre dos mundos. Seres de los que, quizá, desconfiamos o a los que tememos a la vez que nos fascinan.

Hannibal Lecter (Anthony Hopkins) en El Silencio de los Corderos (The Silence of the Lambs) es uno de ellos. El Dr. Lecter se mueve entre dos universos opuestos: la bestialidad más primitiva y lo más elevado del espíritu humano. Como un animal, la primera vez que se encuentra con Clarice Starling (Jodie Foster) la olfatea y analiza los distintos olores que la investigadora lleva consigo. Y no hablemos de sus peculiares preferencias gastronómicas... Por otro lado, tiene una sensibilidad exquisita que le permite disfrutar de la música culta y dibujar, de memoria, monumentos italianos. Cuando mata a su primera víctima en la película, lo hace como castigo por su comportamiento soez con Clarice ya que el doctor Lecter no soporta la mala educación ni la grosería.

Michael Corleone (Al Pacino) es otro ser entre dos mundos. Cuando nos lo presentan en El Padrino (I) (The Godfather), vemos que Michael no es como el resto de su familia: Es un hombre integrado en la sociedad norteamericana -no así los Corleone- que ha luchado por su país en la II Guerra Mundial y tiene una novia no italiana. Su padre, Don Vito Corleone (Marlon Brando) dice a sus otros hijos que no mezclen a Michael en los asuntos delictivos de la familia porque él es diferente. Pero Michael también se siente cómodo en el ambiente de los Corleone, entre criminales, delincuentes y mafiosos. Considera los "negocios" de su familia algo natural que en ningún momento condena o le escandaliza. Cuando se vea obligado a elegir el mundo del crimen por amor a su padre y a su familia, seguirá siendo un ser "distinto" para los suyos, lo que le llevará a la soledad final de El Padrino (III).

El Profesor Van Helsing de las historias de Drácula fluctúa también entre dos mundos: Toma partido por los seres "normales", a los que ayuda a defenderse del vampiro. Pero no es del todo uno de ellos: es un hombre solitario, sin familia ni apenas vida social, entregado a sus investigaciones; que sabe más del Conde Drácula que los congéneres de este y por eso puede enfrentarse a él con éxito: Porque se siente cómodo en el mundo de lo monstruoso.

No olvidemos al clásico detective de cine negro (que no puedo evitar ver siempre con la cara del irrepetible Humphrey Bogart). Un personaje solitario por decisión propia, que se mueve con la misma soltura tanto en el más sórdido de los garitos como en la mansión imponente del padre de la despampanante rubia, que vive entre la legalidad y la ilegalidad, de moral difusa pero con su propio código ético. Al que no le gustan los policías pero tampoco los gansters...




Películas citadas:

- The Silence Of The Lambs (El Silencio De Los Corderos, España; El Silencio De Los Inocentes, Hispanoamérica), 1991. Guión: Ted Tally y Thomas Harris. Dirección: Jonathan Demme.

- The Godfather (I) (El Padrino), 1972. Guión: Mario Puzo, Francis Ford Coppola y Robert Towne (este último sin acreditar). Dirección: Francis Ford Coppola.





Licencia de Creative Commons
Reflexiones de una Guionista by Blog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported License.
Based on a work at hptt://reflexionesdeguionista.blogspot.com.

24 comentarios:

Nerea dijo...

Geniales personajes y geniales peliculas. Nadie tan inquietante como Hanibal Lecter, y nadie mejor que Hopkins para interpretarlo de la forma en que solo el sabe. Michael Corleone es complejo e interesante, y el padrino un clasico imprescindible. Y Van Helsing... que va a decir de Van Helsing esta enamorada del tema vampirico, que cayo bajo la mordedura a la edad de 14 años cuando leyo por primera vez el "Dracula" de Baran Stoker (otro genial papel de Anthony Hopkins en el film de Coppola de 1994)

Un brillante analisis. Por cierto, yo tampoco puedo evitar imaginar al tipico detective de cine negro siempre muy al estilo de Humphrey Bogart, con su pitillo, su sombrero y su gabardina y todo eso.

La Guionista Reflexiva dijo...

Es que Humphrey era mucho Humphrey, Nerea. Él tiene la culpa de que siempre confunda a Phillippe Marlowe y a Sam Spade... Un saludo.

meg dijo...

Los detectives de los años 30 y 40 del cine negro de Hollywood son personajes sumamente atractivos. Sobre todo Bogart. De él dijo en una ocasión un guionista de Hollywood: "Has tas las 11 de la noche, es un chico fantástico y entrañable. A partir de esa hora se cree Humphrey Bogart..." (Ver salopimienta.blogspot.com)

Y en cuanto a los otros personajes, inolvidables. Sobre todo Michael Corleone. Ese grito silencioso en las escaleras de la Ópera, con su hija muerta entre los brazos es una escena sublime.

Buea entrada Srta. Guionista.. Un saludo.

¡Ah! y le dejo 10 puntos en 5links...

La Guionista Reflexiva dijo...

Hola, Meg: Muy buena la anécdota sobre Bogart.
Y Michael Corleone... es un personaje genial: uno nunca sabe lo que está pensando pero tiene la sensación de que, sea lo que sea lo que tiene en la cabeza en ese momento, tiene las cosas muy claras.
Gracias por todo y un saludo.

Sensei Katorga dijo...

Me ha gustado tu entrada por recordarme a los personajes que viven entre dos realidades que tocan pero se enfrentan y me viene a la cabeza una cita de Cioran que dice: "somos una mezcla terrible, y en cada individuo coexisten tres, cuatro o cinco individuos diferentes, así que es normal que ellos no concuerden entre sí". Saludos y volveré a pasarme por aquí.

La Guionista Reflexiva dijo...

Cuánta razón tenéis Cioran y tú, Sensei. Yo creo que lo fascinante de estos personajes "entre dos mundos" es que da la sensación de que pueden pasar de uno a otro sin demasiado conflicto, que dominan la situación y no se dejan llevar por ella.
Bienvenido y saludos.

Pasota Ilustrado dijo...

Siempre tuve cariño especial por Hannibal Lecter.
Otro de esos personajes entre dos mundos podría ser Alex, de La Naranja Mecánica. Un tipo inteligentísimo, educado, culto y sociópata a la vez. Esto queda plasmado en esa gloriosa escena en la casa del escritor, donde lo patea mientras canta I'm singing in the rain.

Saludos, Reflexiva.

La Guionista Reflexiva dijo...

Sí, Pasota, cuando uno se detiene a pensarlo, se da cuenta de que hay muchos personajes "entre dos mundos" en el cine y en la literatura. Y es que son muy atractivos... Un saludo.

Piru dijo...

A mi también me ha gustado mucho esa reflexión que has hecho con tres personajes aparentemente diferentes, por con un hilo conductor que los acerca más de lo que parece. El caso es que en Michael Corleone lo veo incluso más complicado que lo que explicas en su apartado: porque, al ser el hijo más pequeño, es el más alejado de la cultura italo-siciliana de toda la familia, está más integrado en la sociedad norteamericana, por esto Brando les pide al resto que no le mezclen en los negocios. Pero creo que se introduce en ellos, más que por resultar ese ambiente natural, que también, porque llega un momento en que se siente directamenter atacado, cuando atentan contra su padre, apareciendo el concepto siciliano tan famoso de FAMILIA. Toda la saga gira en torno a ese concepto, su defensa a ultranza como un concepto conservador y tradicionalista, que acaba perdiéndose (ahí está lo que comentas acerca de su soledad).

Un saludo

La Guionista Reflexiva dijo...

Tienes razón, Piru: Michael Corleone es mucho más complejo de lo que desarrollo en tan poco espacio. Es el personaje más elaborado de todos los ejemplos que he escogido y por lo tanto habría mucho que hablar de él. Estoy de acuerdo en lo que dices ya que eso explica en parte los motivos por los que Michael se puede mover tan bien en dos mundos muy diferentes, sí, pero igual de familiares para él y a los que pertenece en la misma medida.
Un saludo.

Daniel Rioja dijo...

Yo creo que nos gustan tanto porque nos sentimos identificados con ellos. Al menos yo (espero que no me encierren en un manicomio después de escribir esto). Gustan porque son geniales en ambos aspectos, y un sólo ser.
Al leerlo me ha venido a la mente el caso de Benjamin Lynnus, un personaje de LOST que tiene unos objetivos claros (puede que bondadosos) y es capaz de utilizar los medios más desaprobables.

Un saludo.

La Guionista Reflexiva dijo...

Daniel: Es cierto. Somos muchos los que nos identificamos con ese tipo de personajes.(Como tengan que encerrarnos a todos en un manicomio se va a quedar el país vacío...).

Un saludo.

Elisa dijo...

Todas estas películas sont hitos, casi diría "de culto"
Gracias por pasar por mi blog.
Saludos cordiales
Elisa desde Argentina y en Serendipity

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias a tí, Elisa, por la visita. Un saludo.

Arturo Palavicini dijo...

Me encantó tu artículo; es fascinante cuando alcanzas a vislumbrar las posibilidades reales de un personaje con estas características.

Gracias por compartirlo.

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias a tí, Arturo, por tu visita y por comentar. Un saludo.

ZM dijo...

Muy bueno el análisis de los personajes, Guionista, inteligente e interesante. Un abrazo

La Guionista Reflexiva dijo...

Eres muy amable, ZM. Gracias y un abrazo.

Spook dijo...

De los personajes menconados solo conozco es al Profesor Van Helsing. Hannibal Lecter y Michael Corleone no los conozco, me refiero a que no he visto sus películas (grandes sagas que me he perdido).

Y es verdad que son atractivos, pero claro está en la forma de ser que son muy originales y concidos.

La Guionista Reflexiva dijo...

Pues yo creo, Spook, que si ves El Silencio de los Corderos y El Padrino te van a gustar seguro. Un saludo y gracias por comentar.

Marín dijo...

Que grande poder leer aquellos comentarios que nos ofrecias entre clases. Ahora tengo la certeza de que jamás los olvidaré.
Este año será un poco menos inteligente al no charlar contigo cada semana.
Un abrazo

La Guionista Reflexiva dijo...

Hey, Marín: Te noto un poco nostálgico... Este mundillo es muy pequeño, ten la certeza de que nos encontraremos más de una vez... A ver si quedamos un día de estos para tomar un café y charlar de cine, literatura... y lo que se nos ocurra. Un abrazo.

AugustaEmerita dijo...

Me encanta Humphrey Bogart y sobre todo las películas en blanco y negro, y si pueden ser en Inglés mejor. De Sherlock Holmes. Las protagonizadas por el famoso Nicky roonie..

El profesor Van Helsing me gustó mucho, sobre todo por los efectos especiales. Otra historia más de vampiros, pero con algo de especial.

Saludos.

Blog bastante interesante y trabajado.

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, Augusta Emerita: Tu blog si que es interesante y trabajado. Te leo. Un saludo.