martes, 18 de enero de 2011

Noche Y Niebla: El Grito Sin Fin

En 1941, el poeta francés Jean Cayrol y su hermano se unieron a la Resistencia francesa como guerrilleros. Detenidos por los nazis en 1943, fueron calificados por sus captores como NN (Noche y Niebla: prisioneros que debían desaparecer sin dejar rastro) y enviados al campo de exterminio de Mauthausen. Allí escribió Jean Cayrol un volúmen de poemas "Alerte Aux Ombres 1944-1945" (Alerta a las Sombras 1944-1945). Y allí murió su hermano.

Dirigido en 1955 por Alain Resnais, Noche y Niebla (Nuit et Bruillard) es, más que un documental, una reflexión realizada por el guionista Jean Cayrol sobre los campos de concentración a partir de su libro Poèmes de la Nuit et Du Brouillard (Poemas de la Noche y la Niebla) y de sus propias experiencias.

Un tercer hombre tuvo mucho que ver en la elaboración de esta película: el documentalista Chris Marker, que figura en los créditos como ayudante de dirección y también participó en la escritura del guión (sin crédito).

El documental empieza mostrándonos un campo de concentración, desierto y abandonado, diez años después del final de la Segunda Guerra Mundial. Sobre este paisaje, la voz serena de Michel Bouquet nos introduce en los pensamientos de Jean Cayrol:

"La sangre se ha secado, las bocas han callado (...) Una hierba extraña cubre los senderos una vez pisados por los prisioneros. La corriente ya no circula por los cables eléctricos..."

"Un campo de concentración se construye como un estadio o un gran hotel: Con inversores, presupuestos, competencia y, sin duda, algún que otro soborno. (...) Los arquitectos diseñan tranquilamente las puertas destinadas a franquearse una sola vez. Mientras tanto, Gurger, un obrero alemán; Stern, un estudiante judío de Amsterdam; Schmulski, un comerciante de Cracovia y Annette, una estudiante de Burdeos, se ocupan de su vida cotidiana sin saber que, a 1000 kms. de sus casas, ya tienen una plaza asignada... Y llega el día en que sus bloques están terminados y lo único que falta son ellos".

Alain Resnais alterna las tomas rodadas por su equipo en los campos de concentración de Auschwitz y Maidanek con material fotográfico y cinematográfico incautado a los nazis tras la Segunda Guerra Mundial. Contrasta imágenes en color de 1955, de los campos vacíos (sin un ser humano, sólo la arquitectura y el paisaje de lo que fue) y las imágenes de archivo, en blanco y negro, que resumen la historia de los campos desde que empezaron a construirse, en 1933, hasta que fueron clausurados en 1945.

Sigue contándonos Jean Cayrol acerca de los viajes de los prisioneros, amontonados en vagones de ganado: "Sin día ni noche. El hambre, la sed, la asfixia, la locura..." Sobre cómo llegaban "entre la noche y la niebla (...) conducidos a los campos a punta de pistola, en medio de perros ladrando y proyectores deslumbrantes, con las llamas del crematorio a lo lejos, en una de aquellas escenas nocturnas que tanto gustaban a los nazis".

Continúa el documental resumiendo -y no es fácil- tantos años y sufrimiento en media hora: "Al final cada preso se parece al siguiente: Un cuerpo de edad indeterminada que muere con los ojos muy abiertos".

Acaba advirtiéndonos de que la historia no ha acabado, que la barbarie sigue acechando:
"La guerra duerme con un ojo siempre abierto (...) ¿Quién de nosotros vigila desde esta extraña atalaya para advertir de la llegada de nuevos verdugos? ¿Son sus caras de verdad diferentes a las nuestras? (...) Examinamos esas ruinas como si el viejo monstruo yaciese bajo los escombros. Pretendemos llenarnos de nuevas esperanzas como si las imágenes se alejaran en el pasado, como si estuviésemos curados de una vez por todas de la peste de los campos de concentración, como si de verdad creyésemos que todo esto ocurrió sólo en una época y en un solo país.

Y pasamos por alto las cosas que nos rodean. Y no escuchamos el grito sin fin".






Licencia de Creative Commons
Reflexiones de una Guionista by Blog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported License.
Based on a work at hptt://reflexionesdeguionista.blogspot.com.

18 comentarios:

Flamingo dijo...

Te doy las gracias, te felicito sinceramente amiga mía, no es fácil publicar un post sobre un film Pre Nueva ola dirigido por un personaje tan críptico como Resnais.

No sabía lo de Chris Marker, acabo de hacer un post en el blog de miedo sobre el muelle y le tengo fresco, pero no sabía ni siquiera que había participado en este film, te agradezco el dato.

Poco se puede decir que no hayas dicho tú salvo que quizá esta cinta debiera de ser de obligado visionado en los institutos de todo el mundo, no es un poema, no es un ensayo, no es ficción es, como tú dices, una meditación sobre el horror y la capacidad de maldad del ser humano.

Mucha gente cree que a Resnais se le conoce como el cineasta de la memoria por obras posteriores, pero es en esta de 1955 cuando ejerce verdaderamente como tal.

Por último Truffaut decía que durante la proyección de esta película las demás deberían auto borrarse.

Es un trabajo mágico querida guionista ¿dije horas hablando de cine? ¡Siglos!

La Guionista Reflexiva dijo...

Hola, Flamingo:

¡Buenísima la frase de Truffaut!

Me paso por tu blog a leer el post sobre la película de Chris Marker.

Un saludo.

David Marín dijo...

Maravilloso ejercicio de memoria/historia... debería pasarse en cada clase, en cada curso,...
Hermosas palabras para una realidad tan dura. Gracias Guionista por analizar tan bien los entresijos de la historia del cine...

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias a tí, David, por visitar este blog.

Y sí, son hermosas palabras para describir un infierno. Se nota que Jean Cayrol, más que guionista, novelista o director (también dirigió algunas películas) era poeta.

No me explico cómo pudo escribir un guión tan lleno de serenidad y de imparcialidad como es el de Noche y Niebla cuando hacía poco más de siete años era un prisionero NN en Mauthausen...

Un abrazo.

GCPG dijo...

Qué bonito Guionista.

Iba a decir maravilloso documental, pero me cuesta emplear esa palabra para definirlo, con lo que nos cuenta.
Es increíble cómo pueden transmitir la combinación de las tomas de los campos ya vacíos con la palabra. Y es que la historia deja una huella imborrable también en la arquitectura.

Para mi, de lo mejor que he visto de Resnais.

La Guionista Reflexiva dijo...

Sí, GCPG, "documental" no parece una palabra del todo exacta para definir Noche y Niebla.

La película tiene más de poesía (literaria y visual) que de documental. Es cierto que lo que muestra es terrible, pero la poesía ha servido desde siempre para contar cosas terribles: las tragedias griegas, el Inferno de Dante...


Un saludo.

Crowley dijo...

Una película/documental/ensayo/ejercicio poético brutal y que te destroza el alma de forma magistral. De oblidado visionado.
Un buen repaso a nuestra memoria el que nos has traído.
Un saludo.

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, Crowley. Un saludo.

sasadogar dijo...

Ciao,
gracias por tus recomendaciones que nos dan pistas de obras que de otra forma sería difficil que nos atrayeran; la buscaré para verla.
En octubre visité Cracovia-ciudada hermosísima que recomiendo sin dudar- y Auswitch-Birkebau y me dejó bastante afectada.

El cine nos ha permitido vivir esa época tan oscura de la historia.
Tb he visto últimamente de estreno sobre el mismo tema, la película de "la llave de Sarah".

Todo ello y viendo películas sobre ese momento tan oscuro de la historia con otros ojos al haber estado en algunos de los escenarios naturales-"la lista de Schindler", "El coraje de Irena Sheller" entre otras, o "Masacre", que recomendaste hace un tiempo en tu blog, me llevan a pensar:¿qué habría hecho yo frente a esa injusticia??,¿me habría callado y cerrado los ojos o me habría implicado??.

Preciosas y escalofriantes palabras las del film que recomiendas.
Desgraciadamente el poeta-guionista tenía claro que la humanidad no aprende de sus errores, y esa barbarie nos puede esperar a la vuelta de cualquier esquina de la historia futura.
Un saludet

La Guionista Reflexiva dijo...

¡Hola, Sasa! ¡Me alegra verte de nuevo por aquí!

Es una buena pregunta la que te haces: ¿Qué habríamos hecho nosotros en un momento así? Hablar a toro pasado es muy fácil. Y nos gusta pensar que habríamos sido valientes y justos y que habríamos luchado contra eso. Pero... ¿Nos habríamos atrevido? El miedo es un paralizante poderoso...


Por cierto: ¿Has visto ya la segunda temporada de Romanzo Criminale? ¡Está genial! A mí me ha encantado.

Saludets a Valencia!

sasadogar dijo...

PORRAS NOOOOO!!!!el final de la 1ª temporada fue una pasada. Y me dio tanta rabia no saber más que me leía el libro en que etaba basada la peli y la serie.
A por ella iré rápidamente.
besets

La Guionista Reflexiva dijo...

¡Jajaja...! ¡Pero, Sasa! ¿Cómo se te ha podido pasar, precisamente a tí, que te gustó tanto la primera temporada? Seguro que vas a disfrutar un montón con la segunda.

Y, después, si aún no has visto Il Capo Dei Capi (El Capo de Corleone), te recomiendo que la veas también.

Petonets.

David dijo...

Desconozco esta obra de Resnais pero después de leer tu entrada no dudaré a la hora de visionarla.
Felicitaciones por tu trabajo, tiens un excelente blog.
Te seguimos desde http://ciclos-decine.blogspot.com/

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, David:

Ya conozco vuestro blog. Me dí una vuelta por él hace unos días y pienso seguir visitándoos.

Un saludo.

ethan dijo...

Tremendo documento. La voz que narra tranquila ante la barbarie, ¿y esa clasificación de las torres de los campos de concentración? El contraste entre lo que podría ser un documental sobre algo trivial y el holocausto. Secillamente genial el amigo Resnais

La Guionista Reflexiva dijo...

Muy buena, Ethan, la clasificación de las torres según su estilo. Le da un toque irónico al documental, un sutil humor negro.

Un saludo.

ANRAFERA dijo...

Mis felicitaciones por ésta excelente entrada. Tomo nota de ella..."pasamos por alto las cosas que nos rodean. Y no escuchamos el grito sin fin"...Enhorabuena. Saludos y que tengas una estupenda semana.
Ramón

La Guionista Reflexiva dijo...

Gracias, Ramón. Que tengas una estupenda semana tú también.

Saludos.